domingo. 16.01.2022 |
El tiempo
domingo. 16.01.2022
El tiempo

Culpables

La culpa siempre es de los otros podría ser el lema político de cualquier campaña electoral finalizada con los ganadores en desfile triunfal y arrollador, y esa parece ser la táctica que los vencedores de las pasadas elecciones han decidido adoptar como nuevo modelo para tratar la cosa pública.

Conozco a algunas personas que utilizan la vieja técnica de echar sobre los demás la culpa de sus errores, no sé exactamente si porque su turrieburnismo les impide mirar a los lados y ver lo que está sucediendo, o porque su cinismo supera cualquier cota imaginable en un ser normal.

Recuerdo a un político lucense, y ustedes también seguramente, que cuando ya ni la madre de Felipe González se acordaba de su hijo ejerciendo como presidente del Gobierno, aquel, en su exculpatorio de errores propios que no quería reconocer, o no le parecía que lo eran, seguía insistiendo en que la culpa la tenían los anteriores gobiernos socialistas, lo cual le servía a su vez para apoyar sus despropósitos alegando que eso ya lo habían hecho los otros y por lo tanto, ellos no habían inventado nada nuevo, o sea, justificaba el mal por el mal en sí.

La nueva Xunta de Galicia, con sus conselleiros de tronío algunos de los cuales desprecian olímpicamente el gallego como lengua hablada, culta y cooficial, ya han encontrado también sobre quien arrojar los errores de su inutilidad: todo lo malo es culpa del anterior gobierno bipartito, que ni ha dejado dinero para el nuevo hospital, no ha sabido qué hacer con el mausoleo de Fraga en el monte Gaiás; a los viejos no les daban ni agua y mucho menos ayudas para desenvolverse en caso de enfermedad, se compraban coches alemanes cuando son más bonitos los franceses de la misma gama y precio que los otros y, en resumidas cuentas, dejaron esto hecho una caquita.

¿Y los dieciséis años de Fraga en la Xunta, qué? ¿y el decreto del bilingüismo? ¿y la infraestructura muñidora de votos? Pues si que eran buenos estos del bipartito que en cuatro años lograron cargarse el trabajo de hormiguitas realizado durante cuatro mandatos. Desde luego, son los culpables de los males de Galicia. Hasta de la crucifixión de Cristo, así Dios me salve.

Culpables
Comentarios