Cuenta atrás para echar la llave al Xeral

Ayer se produjeron escenas de morriña en los pasillos (Foto: Pepe Álvez)
photo_camera Ayer se produjeron escenas de morriña en los pasillos (Foto: Pepe Álvez)

Unos 150 trabajadores dijeron adiós ayer al hospital Xeral. El área de Consultas Externas quedó vacía a media tarde, cuando los últimos especialistas acabaron de empaquetar su material de trabajo y objetos personales. Porque la mudanza al Lucus Augusti la hace una empresa, Servicio Móvil, pero del embalaje se ocuparon prácticamente en su totalidad los trabajadores. «Levamos toda a semana recollendo. Empaquetando, tirando cousas..., e sen deixar de consultar», explicaba a las cinco de la tarde una enfermera, todavía sin comer y con varias cajas por delante que llenar.

Ella ronda los 50, lleva 36 años de su vida en el Xeral y vive a 7 minutos, caminando, de él, pero está encantada de mudarse al Hula. Si decenas de compañeros experimentan lo que en el ámbito de la psicología se denomina resistencia al cambio, ella es la cara contraria. Ayer reconocía sentirse «incluso un pouco eufórica». «Non sei se cando me sente no outro lado e empece a traballar botarei de menos isto, pero hoxe non teño ningunha pena. Estou desexando estar alí», asegura. «Estamos mal acostumados. Eu teño compañeiras noutras cidades que viaxan unha hora. Eu creo que imos mellorar, Vai ser peor para os pacientes, sobre todo para os maiores, polos longos percorridos e porque moitos acuden sós», cuenta.

Pero no todo el mundo afronta el cambio con el mismo ánimo. Para Pilar Mato, limpiadora en el Xeral desde hace casi 21 años, ayer fue un día duro. Se marcha al Hula «ás trancas, coma case todo o mundo», dice, y, por encima, el trabajo de la última jornada fue doble. «Hai bolsas, papeis, caixas..., suciedade por todos lados. Ao mover ordenadores, mesas..., sae de todo», explicaba a media tarde agarrada a la mopa.

Pilar no sabe cómo será su oficio en el Lucus Augusti, pero la experiencia le dice que el trabajo no va a ser menos. Para empezar, tendrá que recurrir al coche o al autobús para llegar a su puesto, lamenta al pensar en el traslado.

Mientras, al otro lado de la ciudad, varias enfermeras de Cardiología empezaban a hacerse con su nuevo escenario de trabajo. «Los cambios siempre cuestan, pero te hace ilusión. Es todo nuevo, las consultas son más cómodas, tienen más luz...», explicaba una de ellas entre caja y caja. «No nos va a caber todo. Yo creo que trajimos demasiadas cosas... No sé, el primer mes vamos a estar como un pulpo en un garaje», dice su compañera.

Además de Cardiología, desde el lunes funcionarán en el Hula Dermatología, Angiología, Cirugía Vascular, Digestivo, Endocrinelogía, Infectología, Medicina Interna, Cirugía General y Digestiva, Neurología, Nefrología, Neurocirugía, Reumatología, Otorrinolaringología, Traumatología, Urología, Unidad de Mama, Radiología General y Ecografía y los gabinetes de Cardiología, Neumología y Digestivo.

Para que el arranque se produzca sin problemas, Servicio Móvil deberá trasladar antes del lunes cerca de 500 equipos informáticos y más de cien aparatos de electromedicina y de mil cajas.

ESTRENAS
El Hula recibe altas de Uci y despide a pacientes fallecidos

La actividad en el Lucus Augusti aumenta progresivamente y día a día se van estrenando nuevos espacios y servicios. Una de las áreas que, triste e irremediablemente, hubo que utilizar ya es la de las cámaras mortuorias, por el fallecimiento de varias personas que estaban hospitalizadas.

Y es que de momento hay pocas unidades de hospitalización en funcionamiento, pero entre ellas están las de geriatría y cuidados paliativos, en las que siempre hay pacientes críticos.

Una vez se produce el fallecimiento, la familia debe hacerse cargo del cadáver porque, aunque el Hula va a tener tanatorio -será privado, ya que el Sergas sacará el servicio a concurso-, de momento no funciona. El centro cuenta, sin embargo, con cámaras mortuorias, para acoger el cadáver de forma transitoria.

Críticos

Para que la Uci llegue al día del cierre del Xeral, el 31, con el menor número posible de pacientes, los que salen de esta unidad están siendo llevados ya al Hula. 

Más en Lugo Ciudad
Comentarios