Jueves. 15.11.2018 |
El tiempo
Jueves. 15.11.2018
El tiempo

Coeses va camino del mito

Una necrópolis de incineración, otra de inhumación, un monumento funerario pero solo ritual, el lugar de enterramiento de los habitantes del vecino castro de Valente, un cementerio pero sin ninguna vinculación con el poblado castreño, un túmulo al estilo de los ‘barrows’ de las islas británicas... Desde que, a finales de enero, este periódico informó del singular yacimiento aparecido en la obra de la autovía Lugo-Santiago (A-54), a la altura de Coeses y, sobre todo, desde que las excavaciones se retomaron y Fomento informó de un ligero desvío (20 metros) del trazado, las interpretaciones sobre el hallazgo se han disparado debido a la escasa información oficial existente y varios colectivos se han unido en una plataforma de defensa.

Adega, Amigos do Patrimonio de Castroverde, Cultura do País, Lugo Patrimonio y Mariña Patrimonio estudian varias medidas -entre ellas, una denuncia en la Fiscalía- porque consideran que el desvío anunciado por Fomento implicará la destrucción de una necrópolis de inhumación y la división en dos del conjunto arqueológico del castro de Valente. Pero lo cierto es que, a día de hoy, la existencia de una necrópolis en ese lugar es solo una hipótesis. Bastante plausible, pero una hipótesis, afirman todos los arqueólogos consultados, desde distintos especialistas de la Xunta hasta estudiosos independientes, como Felipe Arias, uno de los mayores conocedores del mundo castreño del noroeste peninsular.

CONSERVACIÓN. Improntas sin valor museístico

  • La Xunta reiteró que la A-54 se desplazará para salvar el círculo tumular y que en el resto del terreno no se destruirá nada, aseguró, porque, una vez vaciadas de toda la información científica, solo quedarán las improntas de las fosas y las gabias.
DIFICULTADES
Un yacimiento muy superficial y en un terreno muy alterado en el tiempo

La aparición del yacimiento de Coeses fue providencial. Fomento desplazó el trazado de la A-54 en esa zona para salvar el castro de Valente, del que no tenía constancia porque no estaba catalogado, y cuando abría la nueva traza se encontró los restos arqueológicos. Su estudio no es fácil porque están muy superficiales y es de suponer que, en dos mil años, el terreno sufrió muchas alteraciones. En las últimas décadas tuvo uso forestal y de labradío. 

Consiga AQUÍ la información completa

Coeses va camino del mito
Comentarios