martes. 15.06.2021 |
El tiempo
martes. 15.06.2021
El tiempo

Callejero no es un nombre de mujer

En el callejero no hay cuotas. La presencia femenina en las calles de Lugo es tan baja que solo 20 llevan nombres de mujeres. La diferencia es abismal con respecto a la presencia masculina, que se hace ver en 169 calles. Esta desigualdad de trato puede tener una explicación histórica -muchas calles, especialmente las del centro, fueron ‘bautizadas’ hace años, cuando todavía eran pocas las mujeres que destacaban y estas eran también poco reconocidas socialmente-. Otro factor que pudo influir es que todavía son muchas menos las mujeres que destacaron en su faceta profesional que los hombres, especialmente porque tuvieron menos oportunidades. Por eso, la mayoría de ellas pertenecen a la realeza o son escritoras. En segundo término, hay sanitarias (cuatro, todas de reciente incorporación: Paz Parada y Olimpia Valencia, médicas; Alicia Vila, comadrona, e Isabel de Zelanda y Gómez, enfermera de salud pública).

De las veinte calles lucenses que llevan nombre de mujer, solo una, María Balteira, se encuentra dentro del recinto amurallado. En concreto, es una de las transversales de la calle Montevideo. El resto del callejero del centro lo copan los hombres o bien otro tipo de nombres alusivos a obispos o santos, e incluso a animales.

De las que actualmente están en el callejero, la primera calle que llevó nombre de mujer fue, probablemente, la de Concepción Arenal, entre la Rúa Ourense y la Avenida da Coruña. «O nome desta rúa pode datar, aproximadamente, da década dos anos 20 do século pasado. Quizais do ano 1925, polo que pode ser unha das primeiras rúas con nome de muller que houbo en Lugo», opina Adolfo de Abel Vilela, asesor histórico y miembro de la comisión del callejero.

Una excepción a este supuesto podría ser la Rúa da Raíña que, aunque no lleva nombre de mujer, hace referencia a la reina Isabel II, que visitó Lugo en 1831 y dio nombre a la calle. Sin embargo, este nombre genérico, Rúa da Raíña, puede hacerse extensible al resto de las mujeres que ocuparon el trono de España después de esa fecha o incluso antes, si se desconoce el año en que se le dio nombre a la calle.

Hubo otro nombre, el de Pintora Xulia Minguillón, que sustituyó a una nomenclatura franquista, según explica Abel Vilela. Este proceso se llevó a cabo en la Transición y la década de los 80. «Neses anos modificouse todo o nomenclátor e galeguizouse», dice Lois Diéguez, extopógrafo municipal y buen conocedor del callejero.

Homenaje a esas manos anónimas

El callejero cuenta, en cambio, con un modesto reconocimiento a oficios femeninos tradicionales. Así, podemos encontrar, en O Ceao, las rúas das Cesteiras, das Costureiras, das Leiteiras, das Panadeiras o das Oleiras.

Lo mismo ocurre con los oficios masculinos (Rúa dos Carpinteiros, en O Ceao, y dos Carteiros y do Carboeiro, en el casco histórico).

Más nombres

Además de las calles, hay parques o instituciones con nombre de mujer. Ahí están, por ejemplo, el parque Rosalía de Castro (llamado Alfonso XIII antes de la Segunda República, según explica Abel Vilela), la escuela infantil María Wonenburger o los centros Maruja Mallo o María Mariño.

 

 
 

 
0'0 (0 votos)

Callejero no es un nombre de mujer
Comentarios