Bienvenidos a la república de mi casa

Pintada indicando el acceso a Casás (Foto: Xesús Ponte)
photo_camera Pintada indicando el acceso a Casás (Foto: Xesús Ponte)

La falta de señalización en algunos barrios de la ciudad ha llevado a los vecinos a ingeniárselas e instalar carteles artesanales con los que identificar sus calles, una situación que acaba de denunciar el PP, que pide al gobierno local la implantación de un plan de señalización del municipio ante lo que considera una situación «de completo abandono».

El concejal popular Antonio Ameijeide puso ayer como ejemplo de la «anarquía» en cuestión de postes informativos el barrio de As Gándaras, A Cheda o Casás, donde se pueden ver indicadores pintados a mano para localizar calles. Así, los vecinos de la Rúa da Menta instalaron hace tiempo dos carteles para informar a los conductores sobre cómo llegar a esta vía de la periferia lucense, al igual que hicieron en la N-VI los residentes de A Cheda para indicar la entrada al barrio. Además, en Casás alguien aprovechó uno de los grandes paneles instalados para informar de las carreteras de salida de la ciudad para indicar el acceso a este barrio de la zona este de la ciudad.

Los populares también alertan de la falta de indicadores tanto en la zona urbana como en vías de circunvalación para informar sobre cómo llegar al nuevo Hospital Lucus Augusti y citan como ejemplo la Ronda das Fontiñas, la principal avenida que da acceso al Hula.

Por si fuera poco, algunas placas de calles han sido robadas, mientras que en otras donde fueron retiradas por obras todavía non han sido repuestas. De todos modos, la concejalía de infraestructuras ya anunció que prevé instalar en los próximos meses un total de 164 placas en vías de la ciudad.

Pero si en algunos casos el problema es la ausencia de señales en otros es el exceso, como ocurre en el polígono de A Louzaneta o en O Ceao, donde las diferentes empresas allí instaladas han ido colocando postes indicadores con diferente tamaño, tipografía y hasta colorido. Antonio Ameijide plantea que se unifiquen los criterios de la señalización para evitar la confusión de los conductores y una mala imagen para los visitantes.

Seguridad

El edil también aprovechó su comparecencia para alertar de que en el barrio de Montirón hay un ejemplo de falta de regulación que provoca quejas vecinales. Se trata del cruce existente entre la calle Rof Codina y Virxe da Esperanza, donde los residentes «reclaman la señalización en este entronque para favorecer la seguridad en la intersección, ya que el diseño de esta zona de nueva de Lugo favorece la conducción a altas velocidades», comentó.

El concejal popular denunció además la supresión de un paso de peatones que había para cruzar a la parada de autobús ubicada frente a la residencia de mayores de As Gándaras y que ahora obliga a los usuarios del centro a cruzar hasta tres calles para ir a coger el bus.

Más en Lugo Ciudad
Comentarios