Martes. 25.09.2018 |
El tiempo
Martes. 25.09.2018
El tiempo

Aulas dinamizadoras

A PIRINGALLA. Aulas dinamizadoras
Alumnos en el entorno de los centros educativos de A Piringalla (Fotos: J. VÁZQUEZ)

LOS centros educativos de A Piringalla son el principal motor económico de una zona donde se ubican una guardería, el CEIP Luis Pimentel y los institutos Ánxel Fole y Muralla Romana.

Sin contar la guardería, que según los vecinos ya tiene lista de espera -el alumnado supera el medio centenar- y «debería ampliarse», el número de matriculas registradas en los otros tres centros asciende a 2.058 alumnos, desde infantil a adultos.

De ellos 658 pertenecen al CEIP Luis Pimentel, 506 al IES Ánxel Fole y 894 al Muralla Romana, divididos los de este último centro en ESO (139), BAC (64), ciclos medios (150), ciclos superiores (264) y adultos (277), incluyéndose Formación en Centros de Traballo.

La calidad educativa es el objetivo de los centros existentes en el barrio y, así, los alumnos participan del proyecto Abalar para una integración plena de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (Tic’s) en la práctica educativa, según destacan tanto la directora del CEIP Luis Pimentel, Victoria Esteban Riesco, como las del IES Ánxel Fole, Beni Argüelles Ortega, y el IES Muralla Romana, María Antonia Varela Trigo.

«Os nenos están moi motivados coas clases dixitalizadas, tanto coas pizarras interactivas como cos ordenadores», indica Victoria Esteban, en cuyo centro también se ofrecen secciones bilingües y «hai auxiliares de conversa de apoio para as clases de inglés», añade, así como profesorado especializado en música, educación física y psicomotricidad.

«O principal problema ao que nos enfrontamos neste centro é a masificación», explica la directora, quien alude a la necesidad de disponer de espacios para almacenamiento de material y completar las aulas informáticas, si bien las prioridades básicas a nivel de infraestructuras pasarían por «disponer dun novo edificio para educación infantil -con servizos adaptados-, ampliar o ximnasio, e construir un salón de actos».

En cuanto a las necesidades educativas, Victoria Esteban indica que «hai moito alumnado de minorías étnicas que precisan clases de apoio e aínda que temos dous profesores para pedagoxía terapéutica e audición e linguaxe, sería necesario reforzar este apartado», así como potenciar, señala, las propuestas para gestionar el intercambio de libros para facilitar su acceso a las familias con dificultades económicas.

María Antonia Varela Trigo, por su parte, hace hincapié en la amplia oferta educativa que ofrece el centro que dirige, con clases de ESO -incluyen un Programa de Diversificación Curricular-; BAC -por ciencias y tecnología y humanidades y ciencias sociales-, y ciclos medios y superiores que van, entre otros, desde peinado y cosmética capilar o peluquería hasta sistemas microinformáticos y redes, gestión administrativa, administración y finanzas, estética integral y bienestar o secretariado, a los que se añade el desarrollo de páginas web en las enseñanzas dirigidas a adultos.

En relación a los programas y proyectos que se desarrollan desde este centro, su directora hace referencia, entre otros, al programa FP+, el Emprende co Igape, el Plan Proxecta, el Foga froita o el intercambio bilateral con Italia al que están intentando acceder a través del programa europeo Comenius. «Así como outros plans de mellora a nivel interno, o proxecto para o fomento do uso do galego, o plan de convivencia ou o club de lectura», añade.

Por último, y en cuanto a las mejoras que necesitan las instalaciones, María Antonia Varela hace referencia «ao valado exterior do instituto, que está deteriorado e sería bo arranxalo», así como a la mejora de las ventanas «e as persianas, para aislar o frío e reducir o consumo de combustible».

Beni Argüelles Ortega es quien -tras el fallecimiento en octubre del pasado año del que durante años fue director del Ánxel Fole, Vicente Gutiérrez Pascual- está tomando el pulso a un instituto que también necesita «una ampliación», explica, al menos «de una planta» pues la carencia de espacio motiva que incluso se esté utilizando la biblioteca para fines docentes.

Con una amplia oferta en actividades extraescolares y con el decidido apoyo de la Anpa del centro, el Ánxel Fole también participa de los programas Abalar y Proa, entre otros, además de organizar atractivas excursiones, este año a Italia para los alumnos de cuarto.

Beni Argüelles coincide con sus compañeras al valorar positivamente el descenso en la conflictividad asociada a los centros de la zona. «Afortunadamente y a excepción de casos asilados no se trata de centros conflictivos».

Son por el contrario el corazón del barrio, y una juventud que ayuda a dinamizarlo y crearlo.

OPINIONES

A PIRINGALLA. Angie Paola RamírezANGIE PAOLA RAMÍREZ:

«En la hora del recreo es cuando hay movimiento»

«En la hora del recreo es cuando más movimiento se registra, y los lunes y jueves por las tardes, que también hay clases. Los fines de semana esto está muy animado a las tardes, pero a fin de mes se nota que escasea el dinero». 

A PIRINGALLA. Laura LópezLAURA LÓPEZ:

«Si no existiese la zona escolar se acabaría el barrio»

«Hace poco que abrí y al ser una peluquería los institutos no me influyen demasiado. Aunque yo estudié ahí, y mi casa, el trabajo y el colegio del niño están aquí. Si no existiese la zona escolar se acabaría el barrio».

A PIRINGALLA. Miguel CarballedaMIGUEL CARBALLEDA:

«La circulación debería estar mejor regulada»

«Debería haber mayor presencia policial para regular la circulación en el entorno de los centros educativos a determinadas horas del día. Hay cierto caos a la hora de aparcar e incluso quien deja el coche en doble y triple fila».

A PIRINGALLA. Álvaro MartínezÁLVARO MARTÍNEZ:

«Habría que aumentar la seguridad»

«Nos dedicamos a informatizar empresas y notamos movimiento en torno a los institutos, principalmente en relación al Ánxel Fole y a los ciclos que se imparten en el Muralla Romana. No estaría de más aumentar la seguridad».

A PIRINGALLA. Auri RieloAURI RIELO:

«Sin los centros educativos no habría comercio»

«Los centros educativos son la vida de este barrio, y no solo por los alumnos, también por los adultos. Cuando faltan se nota, condicionan los horarios del comercio y si no estuviesen muchos se verían obligados a desaparecer».

A PIRINGALLA. Sagrario DíezSAGRARIO DÍEZ:

«Si no hay colegio parece que se para el mundo»

«Todos los negocios, en general, tenemos más movimiento gracias a los institutos y al colegio. No solo por los alumnos, también por las familias. De hecho cuando no hay colegio aquí parece que se para el mundo».

Aulas dinamizadoras
Comentarios