Martes. 13.11.2018 |
El tiempo
Martes. 13.11.2018
El tiempo

La historia de nunca acabar

Ánxel, que marcó el único gol xovense, lucha con un jugador del Grixoa (Foto: A.López)
Ánxel, que marcó el único gol xovense, lucha con un jugador del Grixoa (Foto: A.López)

Un punto sobre doce posibles fue el balance de los equipos mariñanos en la jornada de Autonómica Preferente. El Ribadeo fue el único que consiguió el empate, 1-1 ante el Mugardos, mientras que el Xove cayó por 1-2 frente al Grixoa y tanto el Foz como el Viveiro salieron goleados de sus respectivos desplazamientos. El cuadro focense cayó por 6-0 en el campo del líder, Compostela, y el vivariense cedió en Dumbría, por 3-0. El mejor clasificado sigue siendo el Viveiro, decimotercero, con 28 puntos, mientras que el Ribadeo es decimoquinto, con 24. El Xove y el Foz ocupan las dos últimas posiciones y tienen cada vez más difícil eludir el descenso a Primera Autonómica, con 13 y 10 puntos, respectivamente.

El choque disputado en Xove volvió a poner de manifiesto los problemas que tiene el equipo de Gayol para sacar adelante los partidos. El conjunto verde hace algunas cosas bien, pero falla muchas ocasiones en ataque y siempre comete errores puntuales en defensa que decantan los partidos a favor del rival de turno. El último en llevarse los tres puntos del Municipal, donde los xovenses encadenan tres derrotas seguidas, fue el Grixoa, que aprovechó un regalo en el minuto 88 para completar la remontada tras el gol inicial de Ánxel, que había puesto a los xovenses en ventaja en la primera mitad.

El técnico del conjunto mariñano se muestra ya cansado de repetir tantas veces la misma explicación para los encuentros de su equipo y cree que el fútbol tampoco está siendo justo con el trabajo que desempeñan sus jugadores sobre el terreno de juego. «Quédome triste polo tremendo esforzo que fixo o meu equipo para tan pouco premio. Cometemos dous erros puntuais en xogadas ailladas, pero tivemos moitas ocasións claras para recoller un mellor resultado», señaló.

Gayol considera que sus futbolistas plasmaron a la perfección la idea desarrollada desde el banquillo y pusieron contra las cuertas a uno de los equipos más fuertes del campeonato. «Plantexamos un encontro para defender ben e saír á contra e penso que o fixemos moi ben. Na primeira metade tivemos chegadas para poñernos 2-0 ou 3-0 e incluso na segunda tamén tivemos ocasións para non chegar con 1-1 ó tramo final», señala el técnico, que reconoce que los nervios por querer ganar y la falta de físico fueron determinantes en los compases finales del encuentro. «Pouco máis se lles pode pedir ós futbolistas. Quixemos gañar cando xa non tiñamos forzas e pecamos de ansiedade. O rival fixo varios cambios e meteu relevos de calidade e nós non temos esa profundidade de banquiño».

Gayol admite que la Liga se está haciendo «moi longa» tanto a él como a los futbolistas. «O equipo adestre ben e compite ben cada domingo, pero os resultados non chegan e cada derrota supón un golpe máis duro», señaló el técnico, que también envió un recado a los árbitros. «É moi sinxelo pitar en contra dun equipo de a zona baixa», manifestó.

Foz

El Foz regresó de vacío del campo del Compostela, aunque era algo que entraba dentro de la lógica. El conjunto de Molo nada pudo hacer ante la calidad del líder y la ausencia de jugadores muy importantes en sus filas. El técnico ya había reconocido de antemano que sorprender al ‘Compos’ era una tarea poco menos que imposible y al final la diferencia entre ambos equipos quedó patente en el marcador.

Clasificación

1. Compostela 59 puntos
2. Narón 51 puntos
3. Laracha 46 puntos
4. Boiro 45 puntos
5. Grixoa 44 puntos
6. Santa Comba 40 puntos
7. Chantada 39 puntos
8. Dubra 38 puntos
9. Bertamiráns 35 puntos
10. O Val 34 puntos
11. Dumbría 34 puntos
12. Xallas 31 puntos
13. Viveiro 28 puntos
14. Santiago 25 puntos
15. Ribadeo 24 puntos
16. Soneira 23 puntos
17. Mugardos 22 puntos
18. Unión 19 puntos
19. Xove Lago 13 puntos
20. Foz 10 puntos
«El 3-0 es engañoso para lo que se vio durante el partido»

El mal arranque del partido condicionó al Viveiro en Dumbría. El conjunto que entrena Chano pagó cara su mala puesta en escena encajando un gol que le hizo ir a remolque y obligó a los jugadores a un sobreesfuerzo que terminaron pagando, al encajar dos goles más en el tramo final. El 3-0 rompe la racha de dos triunfos consecutivos del equipo de Chano, que ahora tendrá que hilar fino en los dos próximos encuentros, ante el Compostela en casa y frente al Boiro, para no verse otra vez comprometido en la clasificación.

El técnico del conjunto mariñano hizo un análisis de lo sucedido el sábado y considera que el 3-0 es un «resultado completamente engañoso» para lo que se vio durante el partido. «La primera mitad fue nuestra. Tuvimos tres opciones claras con 1-0 y además el árbitro tomó varias decisiones que nos perjudicaron y que pudieron cambiar el rumbo del partido», señaló el técnico, que hizo una doble lectura de lo sucedido. «El balance es negativo porque perdimos, pero tengo que estar contento con el juego desarrollado y con la actitud mostrada por el equipo».

Chano considera que el Dumbría no hizo demasiado para ganar y mucho menos para hacerlo con un margen tan amplio. «Se encontró con un gol en el primer tiempo y con un penalti que solo vio el juez de línea a los 20 minutos del segundo tiempo. Ese gol nos hizo mucho daño y nos dejó sin capacidad de respuesta. El tercer gol ya llevó en el tiempo de descuento. El Dumbría tiró cuatro tiros a la portería y marcó tres goles y nosotros tuvimos incluso más llegadas claras» señaló.

Descompensado

El técnico celeste reconoce que las bajas están lastrando al equipo. «Estamos un tanto descompensados y necesitamos a alguno de los ausentes para competir a mayor nivel», señaló Chano, que además afrontará el encuentro ante el Compostela con otra baja significativa, la del meta Quico. «Lo más posible es que lo perdamos y Rivas también es seria duda. Será difícil confeccionar un once de garantías con tantas ausencias».

La historia de nunca acabar
Comentarios