Mejorando el pasado con una rehabilitación en A Tinería

La rehabilitación de esta casa en A Tinería aporta su respuesta a una pregunta habitual: cómo dar luz a bajos con pocos metros de fachada y mucho fondo
Varios accesos de la vivenda. IGNACIO PÉREZ OURO
photo_camera Varios accesos de la vivenda. IGNACIO PÉREZ OURO

Ignacio Pérez Ouro es lucense, pero lleva años residiendo en Madrid junto a su pareja, la arquitecta Laura Fornos Teijeiro, del estudio iFAB Habita. La conexión de él con su tierra siempre ha sido fuerte y esta le dio alas para hacer realidad el proyecto que ambos anhelaban acometer juntos: invertir en un inmueble y rehabilitarlo para sacarlo de nuevo al mercado. Ahora está a la venta. (laurafornosteijeiro@ gmail.com). 

  1. Un sueño en pareja
  2. Oasis exterior en cinco áreas

Un sueño en pareja

Ignacio y Laura adquirieron en Lugo el primer piso de una vivienda dentro del recinto amurallado y, cuando el propietario se lo ofreció, se animaron con el bajo. Esta compra lo cambió todo, ya que les dio la oportunidad de contar con zona de jardín.


La pareja dedicó mucho tiempo a definir la distribución de las superficies, al encontrarse con el dilema de cómo aprovechar el típico bajo con escasos metros de fachada, y por tanto oscuro, de un inmueble antiguo.

Interior de la vivienda. IGNACIO PÉREZ OURO
Interior de la vivienda. IGNACIO PÉREZ OURO



Su solución fue que la casa mirase hacia el jardín, ya que así ganaba intimidad y luz, reforzando además la conexión con la naturaleza. El espacio exterior multiplica los 75 metros cuadrados de la vivienda, al añadirle otros tantos metros y, además, una pérgola climatizada, que acoge un segundo estar.

Ahora, la vivienda cuenta con un amplio recibidor con armarios roperos; zona de día, que integra salón, comedor y cocina; dos dormitorios y un baño. Son espacios en los que reina la luminosidad, reforzada por el blanco de las paredes y la tarima clara con veta del suelo, y a los que las viejas vigas de castaño, con sus dos siglos de antigüedad, les aportan carácter.

Un oasis exterior en cinco áreas

En el acceso del dormitorio principal al jardín se colocó un cristal de seguridad, que protege la vivienda y la aísla acústicamente. El diseño exterior —estructurado en cinco áreas— resultó, según su propietario, "más complicado que el de la propia casa". Esta organización se refuerza con una estudiada iluminación, muy cuidada en todo el proyecto. fotos i. pérez ouro

Comentarios