Las calas, unas flores de primavera ideales para zonas sombrías

La cala es una especie que mantiene la floración durante la primavera y parte del verano. Le gustan las ubicaciones sombrías, lo que las hace perfectas para los márgenes del jardín

Calas. INTERNET
photo_camera Calas. INTERNET

La cala, también conocida como zantedeschia o lirio de agua, es originaria de África. Esta bella especie fue introducida en Europa como planta ornamental de jardín gracias a su elegante follaje y, sobre todo, a sus grandes flores en forma de embudo.

  1. Ubicación en el jardín
  2. Cuidados de las calas
  3. Variedades

¿Cuál es el sitio idóneo para plantar calas en mi jardín?

Las calas son plantas herbáceas perennes que presentan un tallo carnoso subterráneo, que sirve también para su propagación. Este rizoma tiene gran capacidad de crecimiento, por eso cada año la población de calas será más numerosa. La floración se mantiene de forma continuada durante la primavera y gran parte del verano.

A la hora de ubicar la 'Zante deschia aethiopica' en el jardín lo mejor será buscar una situación sombría, aunque tolera exposiciones soleadas si estas no son muy intensas. Los lirios de agua son sensibles a las heladas severas, por lo que deberán situarse en zonas protegidas.

Calas en un márgen. INTERNET
Calas en un margen. INTERNET

En lugares de inviernos fríos las hojas mueren, por lo que habrá que recortarlas a ras de suelo. Se recomienda acolchar la zona donde vegetan los rizomas para protegerlos del frío.

Las calas son plantas resistentes y vistosas, por lo que resultan muy apreciadas a la hora de crear parterres en zonas umbrías, combinadas con especies de similar comportamiento, como las hostas, los lirios o los hemerocallis. Tampoco es difícil su cultivo en maceta, por lo que resultan una buena opción para las terrazas en las que se busca algo de color.

¿Qué debo hacer para cuidar mis calas?

La cala no es una planta demasiado exigente, aunque requiere un suelo fértil y un riego frecuente para una buena floración. Su necesidad de agua se compensa con su utilización como planta para márgenes, una ubicación que le permite cubrir sus necesidades a la perfección, ya que tolera que sus tallos subterráneos vivan por debajo del nivel del agua siempre que no esté estancada permanentemente.

Las calas no suelen sufrir el ataque de plagas o enfermedades, aunque habrá que tener cuidado con los caracoles y las babosas, ya que sus hojas les gustan mucho.

¿Qué tipos de calas hay?

Aunque la mayoría de nosotros asociemos las calas al color blanco de sus espatas y al verde oscuro de sus hojas, en el mercado existen otras especies de zantedeschia, menos resistentes al frío, entre las que destacan:

  • Z. elliottiana, de flores amarilla y pintas blancas en las hojas.
  • Z. rehmannii, de porte más pequeño y flores con colores que pueden ir del rosa al púrpura.
  • Híbridos de ambas especies, cuyas flores pueden ser rosas, rojas, bronces o naranjas. Las especies de colores vivos han de cultivarse a pleno sol o en zonas con sombra parcial.
Híbrido de calas. INTERNET
Híbrido de calas. INTERNET

Si tenéis la suerte de contar con calas en vuestro jardín, podéis aprovechar su largo periodo de floración para utilizarlas como flor cortada, pues son perfectas para cualquier lugar de la casa.

Comentarios