jueves. 26.05.2022 |
El tiempo
jueves. 26.05.2022
El tiempo

La vidente Pepita, condenada a dos años de cárcel por estafar

Pepita Vilallonga, en televisión. EP
Pepita Vilallonga, en televisión. EP
La figura televisiva pronosticó la muerte "inminente" de una clienta, que le pagó 31.000 euros para quitarle un "mal de ojo"

Un juez condenó a la televisiva vidente Pepita Vilallonga a dos años y medio de prisión por un delito continuado de estafa a una mujer que llegó a pagarle más de 31.000 euros por la realización de unos rituales mágicos y esotéricos, si bien la absuelve de pertenencia a organización criminal. Los hechos ahora sentenciados se remontan a noviembre de 2016, cuando la presunta víctima, R.P., acudió a un despacho esotérico situado en la calle Mallorca de Barcelona vinculado a la vidente Vilallonga, y acabó desembolsando, según la denunciante, tres importes de 4.400, 10.000 y, finalmente, 17.000 euros para que le quitaran un "mal de ojo" y el riesgo de muerte que pesaba sobre ella y que le habían augurado los acusados.

En su sentencia, el juez condena a la popular vidente y a los otros dos acusados a dos años y medio de prisión por un delito continuado de estafa, ya que la sala considera probados los hechos, así como a una inhabilitación para toda actividad económica referida al esoterismo durante el tiempo que dure la condena, si bien los absuelve del delito de pertenencia a organización criminal. Durante la vista, la mujer renunció a pedir una indemnización a los acusados, extremo que ahora confirma la sentencia.

La víctima relató durante el juicio que no creía en el esoterismo, pero que en aquella época se encontraba pasando por un mal momento, en un "agujero negro", y que al ver a la popular vidente en la televisión decidió contactar con el local para concertar una visita.

En contra de la versión de la acusada, afirmó que esta le echó las cartas en 30 segundos y le dijo: "Tienes un mal de ojo muy fuerte, tienes un muerto en la espalda, no llegas a final de semana ni tú ni tus perros", y agregó que acto seguido la vidente le indicó que había un trabajador en el local que la podía ayudar y curar. Este trabajador, el acusado D.L., y el hijo de la vidente, F.B., la "convencieron" para realizar una serie de rituales para quitar el mal de ojo, por los que le pidieron 4.400 euros, según explicó la mujer, quien subrayó: "Estaba muy asustada, tenía mucho miedo".

Unos tres días después, tras trabajar "día y noche", los acusados le informaron de que el mal de ojo que tenía era "muy, muy fuerte", prosiguió la mujer durante su testimonio ante el tribunal, de manera que le dijeron que "para seguir viva" tenían que llamar a un capellán del Vaticano, que debería viajar a Jerusalén para proseguir con los rituales, por lo que debía pagar otros 10.000 euros.

La vidente Pepita, condenada a dos años de cárcel por estafar
Comentarios