"La Reina padecía cáncer óseo"

El biógrafo real británico desvela una noticia hasta ahora desconocida sobre la monarca: en su última etapa sufrió un mieloma
Isabel II con uno de sus corgis. EFE
photo_camera Isabel II con uno de sus corgis. EFE

Según el libro Elizabeth: Intimate Portrait (Elizabeth: un retrato íntimo, en español) escrito por Gyles Brandreth, amigo cercano al príncipe Felipe, la Reina Isabel II luchó de manera secreta contra un tipo de cáncer especialmente terrible en los últimos años de su vida.

Una futura biografía de su majestad escrita por un amigo cercano del príncipe Felipe afirmaba que la Reina padecía un cáncer de médula ósea, siendo el dolor de huesos el síntoma más frecuente que aparecía en ella.

El Sr. Brandreth escribió en la biografía, que se publica por entregas en el Daily Mail, que había oído que la Reina "padecía una forma de mieloma, un cáncer de médula ósea", lo que explicaría su cansancio y pérdida de peso, así como los "problemas de movilidad" de los que se nos habló con frecuencia durante su último año de vida.

El síntoma más frecuente del mieloma es el dolor óseo, sobre todo en la pelvis y la zona lumbar, y el mieloma múltiple es una enfermedad que afecta principalmente a las personas mayores.

La Reina Isabel II falleció a la dichosa edad de 96 años el 8 de septiembre. Según un comunicado de la familia real, murió "en paz" en su querida residencia de verano de Balmoral, en Escocia. Su certificado de defunción -que se había hecho público- decía: "Hora de la muerte: 15.10 horas. Causa: la vejez. Profesión: Su Majestad la Reina".

Pero aquí hay un giro, pues según la última biografía todo apunta a que la soberana estaba "luchando contra el cáncer" en los últimos meses de su vida.

El mieloma es un cáncer muy doloroso para el que, hasta la fecha, no hay cura. "El tratamiento -que incluye medicamentos que ayudan a regular el sistema inmunitario y fármacos que ayudan a prevenir el debilitamiento de los huesos- puede reducir la gravedad de sus síntomas y prolongar la supervivencia del paciente varios meses o dos o tres años", asegura el biógrafo en su libro.

Baja energía

En el libro también se asegura que la Reina sufrió periodos de baja energía, a pesar de que les dijo a sus asistentes que estaba decidida a mantenerse ocupada después de la muerte del príncipe Felipe en abril de 2021.

De su marido apenas se separó durante la pandemia, quizás porque los dos sabían que se acercaban a la recta final de sus vidas y necesitaban más que nunca de sus compañías.

Cuando la reina se sintió más débil, llenó su tiempo viendo el drama de la BBC Line of Duty, afirma el biógrafo. "Mi esposo ciertamente no lo habría aprobado", se dice que comentó. Esta serie narra las investigaciones de una unidad policiaca de control de asuntos internos en Inglaterra y está protagonizada por Vicky McLure y Martin Compston. 

Otro de los testimonios más relevantes que recoge el libro es el del reverendo Iain Greenshields, que estuvo con la Reina el fin de semana previo a su muerte. Él ha contado que la encontró bien, "en plena forma", y comunicadora.