Quinta versión de Alves sobre la presunta violación: alega que estaba borracho esa noche

La defensa defiende ahora que el exfutbolista no era consciente de sus actos, lo que podría servir de atenuante en caso de ser condenado por agresión sexual
Dani Alves, en una imagen publicada en redes sociales. INSTAGRAM (@danialves)
photo_camera Dani Alves, en una imagen publicada en redes sociales. INSTAGRAM (@danialves)

El exjugador del Barça Dani Alves ha alegado ahora, por primera vez, que la noche en que presuntamente violó a una joven en una discoteca de Barcelona estaba borracho, lo que podría suponer una atenuante que le reduzca la pena en caso de ser condenado por agresión sexual.

Según ha avanzado el periódico Ara y han confirmado fuentes jurídicas, la defensa del jugador brasileño, que ejerce la abogada Inés Guardiola, aduce que el estado de embriaguez de Alves mermaba sus capacidades cognitivas, de forma que no era consciente de sus actos.

La abogada pide la absolución de Alves a la Audiencia de Barcelona, que lo juzgará el próximo mes de febrero, argumentando que no es cierto que violara a la joven, quien lo denunció la misma noche de los hechos, el 30 de diciembre de 2022.

No obstante, también apunta en su escrito que el futbolista se encontraba ebrio cuando invitó a la víctima y a sus dos amigas al reservado de la discoteca Sutton de Barcelona, en cuyo baño ocurrieron los hechos por los que se enfrenta a una acusación de violación, lo que, de considerarse probado, podría suponerle una atenuante.

Las cuatro declaraciones anteriores

Esta circunstancia añade un elemento nuevo a las cuatro versiones que el exjugador del Barcelona ha ofrecido ante la justicia sobre lo sucedido en el baño de la discoteca desde su detención, en enero del año pasado.

Tras ser arrestado, mantuvo que no conocía a la víctima, admitió después que coincidió con la joven en el baño de la discoteca sin que sucediera nada entre ellos y finalmente, cuando la jueza confrontó sus explicaciones con las pruebas biológicas, sostuvo que la chica le había practicado una felación de forma consentida.

El pasado mes de abril, cuando ya se conocían lo resultados de las pruebas biológicas que hallaron restos de semen de Alves en las partes íntimas de la víctima, el futbolista volvió a declarar ante la instructora a petición propia.

En esa comparecencia, admitió por primera vez que había mantenido relaciones sexuales consentidas con la víctima por vía vaginal, y adujo que en la primera ocasión había mentido para ocultar su infidelidad a su mujer.

El exjugador del Barça será juzgado en la sección 21ª de la Audiencia de Barcelona entre los próximos días 5 y 7 de febrero.

La Fiscalía pide nueve años de cárcel para el futbolista, al que acusa de un delito de agresión sexual, y que indemnice a la víctima con 150.000 euros, mientras que la acusación particular ejercida por la víctima solicita que se le condene a doce años, la pena máxima por violación.