El culturista Alfredo Martín falleció tras años consumiendo anabolizantes

Villano Fitness o Héroe Fitness, como se le conocía en el ámbito deportivo, nunca ocultó su uso habitual de hormonas sintéticas para mejorar el desarrollo muscular. También llegó a relatar todas las secuelas físicas que este le producía
Villano Fitness. HEROEFITNEES INSTAGRAM
photo_camera Villano Fitness. HEROEFITNEES INSTAGRAM

Tenía solo 30 años, pero la vida de Alfredo Martín se apagó el lunes. Repentinamente y por sorpresa. La muerte del culturista y entrenador podría tener mucho que ver con un consumo habitual de anabolizantes, a los que había recurrido para lograr las medidas de las que tan orgulloso estaba: más de 100 kilos de peso en los que apenas se acumulaba grasa. Más de 100 kilos de pura masa muscular. La encargada de confirmar el fallecimiento fue la pareja de Martín, Vera Schroeder, quien también pidió "discreción y respeto".

Riesgos conocidos

El culturista contaba con unos 122.000 seguidores en su perfil Héroe Fitness de Instagram. En su segunda cuenta —la de Villano Fitness— sumaba otros 21.000 más. En esa había colgado varios vídeos hablando abiertamente del uso que hacía de distintas sustancias: "Llevo tomando esteroides anabolizantes desde los 25 y estoy sano. A ver, tengo atrofia testicular, alopecia, colesterol, llevo controles del corazón y de los riñones porque es perjudicial para ellos y sé que tengo un riesgo de infarto... Pero bueno, que estoy sano".

Alfredo Martín era consciente de los riesgos que asumía: "Cuando haces uso de ciclos a dosis que no sean la de una terapia de reemplazo de testosterona (que los médicos pueden pautar en caso de que el cuerpo no produzca la suficiente de forma natural) y lo repites durante años, es malo".

Derivados de la testosterona

Los esteroides anabólicos-androgénicos (EAAs) son un grupo de fármacos sintéticos derivados de la testosterona, que producen efectos anabólicos (de construcción muscular) y androgénicos (de masculinización). Aunque se emplean con fines médicos, su uso más popular tiene que ver con mejorar el aspecto físico y el rendimiento deportivo. Distintos estudios señalan que entre el 10 y el 30% de los varones que hacen ejercicio de forma habitual en gimnasios han utilizado alguna vez este tipo de productos, que están totalmente prohibidos en el deporte profesional.

Su uso en grandes dosis puede provocar fallo renal y problemas cardiovasculares, pues el cuerpo no tiene capacidad para procesar grandes cantidades de estas hormonas. Además, estudios recientes han demostrado que el consumo de esteroides anabolizantes puede producir adicción, pues no dejan de ser una droga.

Otros efectos adversos son la posibilidad de padecer tumores hepáticos, ictericia, retención de líquidos, hipertensión o trastornos psiquiátricos. En el caso específico de los hombres, también provocarían impotencia, reducción del tamaño de los testículos, menor recuento en el número de espermatozoides, infertilidad o calvicie.