Candela Peña y Ramón Campos hablan sobre 'El caso Asunta'

La actriz da vida en la ficción, que llega a Netflix el 26 de abril, a Rosario Porto ► El productor y creador de la serie asegura que el propósito no es "incidir en el dolor" sino reflexionar sobre "el peligro de los juicios paralelos"
Candela Peña como Rosario Porto. NETFLIX
photo_camera Candela Peña como Rosario Porto. NETFLIX

Candela Peña, ganadora de tres premios Goya, se mete en la piel de Rosario Porto en la serie El caso Asunta, que llega a Netflix el 26 de abril: "Es uno de los mejores personajes que he hecho en mi vida", ha dicho a Efe.

"Peleé mucho por hacerlo y es un personaje de los que más lejos me ha llevado como actriz en la vida y de los que más contenta estoy", afirmó la protagonista de Te doy mis ojos o la serie Hierro, tras el revuelo mediático causado en su reciente visita al programa La Resistencia.

"Dije que no había visto la serie porque había visto una escena y me había sorprendido un poco el montaje y se lanzaron un montón de titulares terroríficos", señaló. "La serie es increíble (...) y hay mucho trabajo detrás de mucha gente".

Candela Peña: "Rosario Porto es uno de los mejores personajes de mi vida"

Inicialmente le habían ofrecido otro personaje, pero Peña se presentó a la reunión vestida como imaginaba a Rosario Porto, condenada junto a su marido Alfonso Basterra por el asesinato de su propia hija, perpetrado el 21 de septiembre de 2013 en la localidad gallega de Teo.

"De negro, plana, me vendé el pecho y le dije al productor ¿y a quién tiene usted para el papel de Rosario? Y me dijo, tú no, yo creo que con cierto prejuicio de pensar que soy algo que no soy, porque la gente me pilla un poco la matrícula cambiada".

Peña sostiene que "ni el peor acto que comete una persona es toda esa persona" y que un factor clave a la hora de entender a Rosario Porto, que se suicidó en su celda en 2020, es el de la salud mental. "Es una mujer que había tenido tres intentos de suicidio antes", recuerda. 

"Era fértil, pero sufría lupus y la protección de Alfonso Basterra sobre ella era tan enorme que yo creo que hasta él mismo fue quien le aconsejó no quedarse embarazada y fueron de los primeros matrimonios en adoptar". 

También hace hincapié en la diferente percepción que se tiene sobre la violencia ejercida por un padre o una madre. "Ese es otro melón para abrir, la violencia vicaria en los hombres está bastante extendida por los malos tratos, pero en una mujer es una cosa terrorífica, por la idea de la maternidad". 

Tristán Ulloa, que venía de hacer una serie "lúdica y ligera" como era Berlín, confiesa que al principio tuvo reparos en aceptar el papel de Alfonso Basterra. "Me intimidó un poco, me pareció un abismo profundo, me daba un poco de miedo entrar ahí".

Pero el reparto, con Candela Peña a la cabeza, y el equipo, con el que había trabajado ya en Fariña acabaron por convencerle. 

Ulloa cree que la serie invita a reflexionar sobre la responsabilidad de cada uno en la gestión pública de un asunto como este. "Se cometieron muchas irregularidades y da que pensar sobre si nuestro Estado de Derecho es funcional o es disfuncional en muchos aspectos", critica. 

En concreto, el actor se refiere a la decisión de implantar un jurado popular cuando había "un juicio mediático, con muchas audiencias y mucho dinero en juego" a costa del caso. "Así es muy complicado hacer justicia real". 

Por su parte, en medio de fuertes críticas y reticencias alrededor de un caso cuyas heridas siguen abiertas más de diez años después, Ramón Campos, creador de la serie El caso Asunta, ha asegurado a EFE que su propósito no es "incidir en el dolor" sino reflexionar sobre "el peligro de los juicios paralelos".

"Ya lo hicimos en El caso de Alcàsser (2019), cuando hablamos sobre la televisión amarillista y nos parece que, muchos años después, esto sigue pasando", señaló el productor y guionista de Bambú Producciones

Campos también estuvo detrás de la serie documental de 2017 sobre el asesinato de Asunta Basterra. "Mucha gente estaba muy afectada y no quiso hablar con nosotros", apunta, "había un cierto miedo a qué era lo que íbamos a hacer". Pero después de estrenarla en Netflix empezaron a recibir llamadas e informaciones que a Campos le permitieron "empezar a entender algo de algo que había sucedido".

Ramón Campos: "La serie 'El caso Asunta' advierte del peligro de los "juicios paralelos"

Ese algo estaba en los detalles y la única manera de abordarlo, sostiene, era a través de la ficción. Detalles como las fotografías de los padres junto al ataúd de la niña o de la menor aún viva y vestida de ballet que fueron interpretadas de forma sesgada en algunos medios de comunicación, según Campos.

"Vivimos un momento en el que todo se tiene que contar rápido y hay que encontrar una explicación rápida a lo que se cuenta, pero esto es difícil muchas veces cuando falta contexto y falta información", subraya. "También tiene que ver con las filtraciones en una investigación judicial, que ponen en apuros a la Guardia Civil o a la Policía, pero también hace que los medios opinen", agrega.

Consciente de que el asesinato de Asunta "provocó mucho dolor en mucha gente", Campos insiste en que no quieren incidir en el dolor sino reflexionar. "Nos parece que es necesario para que no vuelva a suceder, o si sucede de nuevo algo similar, al menos que la gente que ha visto la serie entienda que quizá las cosas no son como las ven".

El creador de series como Las chicas del cable, Velvet o Fariña menciona casos como el de Daniel Sancho, que "se cuentan casi en directo" y de los que se filtran imágenes. "Se interpreta, aparecen los psicólogos y expertos que hablan sobre lo que quiere decir una sonrisa sin saber el contexto". 
Sobre el auge del "true crime" considera que "siempre nos ha interesado entender la maldad humana", es algo que está "en la historia de la humanidad", quizá por "miedo a convertirnos en lo que estamos viendo en la pantalla" o quizá "para nosotros no hacerlo nunca".

La mirada que El caso Asunta arroja sobre Rosario Porto y Alfonso Basterra, los padres de Asunta, es una mirada más sosegada y que, según Campos, se resume en el eslogan elegido por Netflix: "éramos una familia normal". 

"Hay una serie de acontecimientos en su vida que acaban llevando a algo horrible que es el asesinato de una niña", afirma. "Los seres humanos cometen errores horribles y crímenes horribles, pero son seres humanos, no son monstruos". 

Entre los proyectos que Bambú Producciones tiene en desarrollo está también una serie sobre el auge y caída de Podemos que, según Campos, en estos momentos está en stand-by (parada, en reposo), aunque espera retomarla más adelante.

"Estamos en un momento en España de mucha polarización política y es difícil ahora mismo hacer una serie en la que cuentes la historia de un partido político".

Comentarios