Alves "siguió bailando" al salir del baño donde hubo la presunta agresión, según un amigo

El testigo le acompañó de fiesta esa noche y afirma que el exjugador bebió más de lo declarado ► La joven que lo acusa de violación asegura que lo señaló al salir de la discoteca y los Mossos alegan que los vídeos avalan a la víctima
Dani Alves declarando este lunes en la Audiencia de Barcelona tras estar acusado de agresión sexual. EUROPA PRESS
photo_camera Dani Alves declarando este lunes en la Audiencia de Barcelona tras estar acusado de agresión sexual. EUROPA PRESS

El amigo del futbolista Dani Alves que salió de fiesta con él la noche que presuntamente agredió a una chica en el baño de la discoteca Sutton de Barcelona ha declarado que el jugador "siguió bailando" al salir del lavabo. 

"Salió del baño, vino a mi lado y siguió bailando", ha afirmado el testigo, Bruno, que también ha recordado que la denunciante salió del lavabo poco después que Alves y, a continuación, ella y las amigas con las que iba se despidieron de él.

El lunes, la amiga y la prima de la víctima declararon que mientras estuvieron en el reservado con Alves y su amigo –al que ellos les habían invitado– se sintieron incómodas por su "actitud babosa".

En cambio, el amigo del futbolista ha afirmado que todos estuvieron bailando y cree que todas lo pasaron bien y que entre Alves y la denunciante "había una química respetuosa, sexual pero con respeto, bailaban juntos".

Dice que Alves bebió

Ha explicado que ese día compartió con Alves y tres amigos más una comida que se alargó hasta la cena, y que luego visitaron un bar de copas antes de ir ellos dos a Sutton. 

Acusaciones y defensa le han preguntado varias veces por la cantidad de alcohol que tomó el futbolista esa noche, algo que la defensa intenta hacer valer como atenuante y ante lo que la acusación particular ha alertado de la contradicción en la versión del testigo, que en fase de instrucción habló de "media copa" y en el juicio ha elevado la cantidad de alcohol que cree que consumió su amigo. 

Al día siguiente, Alves y este testigo viajaron juntos a México, donde los dos trabajan en el Pumas de la UNAM, y ha explicado que no comentaron lo ocurrido esa noche, pero que en algún momento lo vio "triste, un poco tocado". 

La joven que acusa a Alves de violarla lo señaló al salir de la discoteca: "Ha sido él"

La joven que acusa a Dani Alves de violarla en la discoteca Sutton de Barcelona, en diciembre de 2022, lo señaló ante el director del local y ante sus amigas cuando el futbolista brasileño pasó a su lado al salir del recinto: "Ha sido él".

Así lo ha indicado este martes el director de Sutton en su comparecencia como testigo en la segunda sesión del juicio, en la sección 21ª de la Audiencia de Barcelona, en el que Alves afronta una petición fiscal de nueve años de cárcel por agresión sexual, pena que la acusación particular eleva hasta los 12 años.

El director de la discoteca, que ha explicado que Alves era un cliente habitual del local, ha detallado que se enteró de lo ocurrido al ver a la chica llorar, por lo que se acercó a ella y a sus dos amigas. "Costó muchísimo que nos dijera lo que había pasado", ha precisado.

Cuando este hombre estaba hablando con las tres jóvenes, Alves pasó por delante de él, caminando recto, sin despedirse, para salir de la discoteca, momento en el que la víctima les dijo que "había sido él", ha relatado.

Según el responsable de Sutton, la joven estaba "bastante alterada" y repetía que se quería ir a casa y, ante su insistencia para saber lo ocurrido, finalmente les dijo que había sido víctima de una agresión sexual. 

"Me dijo que no la iban a creer", ha recordado el testigo, que también ha precisado que la joven comentó que había entrado de forma voluntaria al baño donde se produjo la violación pero que una vez dentro quiso salir y "no pudo".

En la misma línea, un responsable de sala de la discoteca ha testificado que la víctima lloraba mucho y estaba "bastante mal", por lo que activaron el protocolo y llamaron al teléfono de emergencias 112.

Además, cuando el responsable de sala preguntó a la joven si quería denunciar le dijo que no porque nadie la iba a creer, como han corroborado sus dos amigas y otros testigos a lo largo del juicio.

Este testigo también ha indicado que Alves era un cliente habitual de la discoteca y ha desvelado que, en su opinión, esa noche el futbolista "no estaba como siempre" ya que cree que "o había bebido o se tomó algo, no actuaba como siempre", tras lo cual la defensa, que plantea como atenuante el consumo de alcohol para rebajar una eventual condena, ha optado por no hacerle ninguna pregunta.

En el juicio también ha declarado este martes un auxiliar de Sutton que curó la herida que la chica tenía en una rodilla y que la oyó hablar con sus amigas mientras esperaban la llegada de los Mossos.
El testigo ha afirmado que oyó cómo la víctima contó a sus amigas que "sabía a lo que iba", aunque luego dejó claro que "no quería" y que finalmente se "arrepintió de estar allí"

Los Mossos afirman que los vídeos avalan "completamente" la versión de la víctima de Alves

Los Mossos d'Esquadra han confirmado este martes que las imágenes de las cámaras de seguridad de la discoteca Sutton de Barcelona "corroboran completamente" la denuncia de la joven que acusa al futbolista Dani Alves de violación.

En la segunda sesión del juicio a Alves en la Audiencia de Barcelona han comparecido este martes una decena de agentes de los Mossos, que han testificado que cuando atendieron a la víctima estaba en "shock", se "derrumbaba" cuando daba detalles de la violación y se resistía a denunciar porque temía que no la creyesen o que se difundiera su identidad, mientras les dejó claro que "no quería dinero, solo justicia".

Una de las agentes que tomo declaración policial a la víctima, a la que vio "muy afectada", ha certificado que su denuncia de lo ocurrido quedó "corroborada completamente" con las imágenes de las cámaras de la discoteca, que registraron los momentos previos y posteriores a que ambos entraran en el baño de un reservado de la discoteca Sutton de Barcelona.

Otra agente de la Unidad Central contras las Agresiones Sexuales (UCAS) de los Mossos ha testificado que en un primer momento intentaron tranquilizar a la víctima antes de su declaración policial, pero que cuando la chica llegó al momento de explicar la agresión sexual "se derrumbó un poco".

Fueron los agentes de los Mossos quienes le comentaron el escenario que se abría si denunciaba o si no lo hacía, ya que el temor de la víctima era que se divulgara su nombre o que no la creyeran, ya que el acusado era una "persona conocida", por lo que se sentía "impotente".

Además, a uno de los primeros agentes que la atendieron le confesó que se sentía "culpable" por lo que había pasado con Dani Alves, aunque los Mossos, han explicado, le hicieron entender que la víctima era ella.

Otra de las agentes que ha declarado es la responsable de la UCAS, que fue la que se encargó de coordinar la detención de Alves en el despacho de su abogada en Barcelona, adonde el futbolista brasileño viajó desde México, país al que había regresado tras los hechos porque entonces jugaba con los Pumas de la UNAM.

Según ha explicado, se llegó a un acuerdo con la abogada del deportista para evitar una detención en el espacio público, con el fin de proteger la identidad de Dani Alves, puesto que eran conscientes de la relevancia "mediática" del presunto agresor.

Un relato que ha corroborado uno de los mossos d'esquadra que practicó la detención del acusado, quien ha explicado que ese tipo de arresto discreto fue decisión de sus "jefes".