Bocadillo de queso gallego y membrillo: la merienda que echas de menos

Saborea el queso y membrillo gallegos en sus distintas variedades, una pareja perfecta que hará las delicias de tu paladar.
Bocadillo de queso con membrillo. ELADIO OSUNA
photo_camera Bocadillo de queso con membrillo. ELADIO OSUNA

Descubre cómo combinar dos sabores clásicos de la gastronomía de Galicia en un dúo inolvidable: queso y membrillo. Este emparejamiento, celebrado por su perfecta armonía y contraste, ofrece una experiencia gastronómica que cautiva todos los sentidos.

El queso, con su textura suave y sabor profundo, encuentra en el dulce y sutil membrillo el compañero ideal para crear momentos mágicos en tu paladar.

En este artículo te guiaremos a través de las mejores formas de disfrutar esta pareja tradicional, asegurando que cada bocado sea una celebración del amor culinario. Prepárate para encantar a tus invitados con estas deliciosas y románticas combinaciones que prometen convertir cualquier ocasión en especial.

  1. El membrillo, un icono en la sobremesa gallega
  2. La tradición quesera en Galicia
  3. Bocadillo de queso con membrillo
  4. Ingredientes
  5. Receta

El membrillo, un icono en la sobremesa gallega

El dulce membrillo no puede faltar en una buena sobremesa
El dulce membrillo no puede faltar en una buena sobremesa

El queso y membrillo gallego... pocas maneras tan deliciosas de concluir una comida como disfrutar de este postre tradicional. El postre con membrillo no defrauda a nadie que lo prueba. 

Esta pareja representa una verdadera insignia de la gastronomía de Galicia y se destaca como un estandarte de la autenticidad de su cocina hogareña.

A menudo, los quesos gallegos se llevan los aplausos principales, relegando al membrillo a un papel más secundario en el escenario gastronómico.

Sin embargo, es hora de reevaluar esta perspectiva y dar al membrillo el crédito que merece. Este fruto, al transformarse en dulce, no solo complementa la rica cremosidad del queso, sino que también asume un rol protagónico gracias a su notable aroma y textura. Es un ejemplo perfecto de cómo los ingredientes simples pueden elevarse mutuamente para crear algo excepcional.

El membrillo invita a ser apreciado no solo como acompañante, sino como una estrella por derecho propio en la mesa gallega.

La tradición quesera en Galicia

Galicia cuenta con una amplia tradición quesera
Galicia cuenta con una amplia tradición quesera

El queso gallego es un verdadero testimonio de la rica tradición quesera de Galicia, la cual ha sido reconocida a nivel mundial.

Gracias a su destacada calidad y autenticidad, estos quesos han ganado numerosos premios y galardones internacionales, consolidándose como productos de excepcional maestría artesanal.

Más allá de su reconocimiento global, cuatro variedades de queso de esta región han sido distinguidas con la Denominación de Origen Protegida (DOP), un sello que certifica que su producción, elaboración y maduración se realizan exclusivamente en Galicia, garantizando así su excelencia.

Arzúa-Ulloa

Este queso es suave, cremoso y tiene una forma de disco ligeramente abombada. Se elabora principalmente con leche de vaca y es conocido por su textura fundente y sabor ligeramente dulce. Ideal para fundir, Arzúa-Ulloa es un queso versátil en la cocina.

O Cebreiro

Este queso tiene una forma única que recuerda a un gorro de cocinero, hecho también con leche de vaca. Su textura es granulosa y algo seca, con un sabor ligeramente ácido. O Cebreiro es tradicionalmente utilizado en la cocina gallega, especialmente en platos calientes y sopas.

San Simón da Costa

San Simón da Costa es un queso ahumado, con una forma de pera distintiva. Se elabora con leche de vaca y después de ser ahumado sobre madera de abedul, adquiere un sabor y aroma únicos que lo distinguen de otros quesos gallegos.

Tetilla

Conocido por su peculiar forma de cono o pecho, de donde deriva su nombre, el queso de Tetilla es cremoso y suave. Se elabora con leche de vaca y tiene un sabor ligeramente salado y un toque de amargor que lo hace perfecto para consumir solo o acompañado de membrillo o mermeladas.

Bocadillo de queso con membrillo

Si te preguntas con qué mezclar el membrillo, la respuesta es fácil, un delicioso bocadillo de queso con membrillo nunca falla.

El bocadillo de queso con membrillo y pan representa una de las meriendas más nostálgicas y tradicionales, evocando recuerdos de infancia para muchos. Esta simple pero deliciosa combinación de ingredientes caseros —queso gallego, membrillo, y pan— solía ser un alimento básico en los hogares, especialmente cuando las opciones de meriendas eran limitadas.

En aquellos tiempos, la merienda no incluía la variedad de fiambres, quesos o snacks procesados disponibles hoy en día; en su lugar, predominaban los productos artesanales como el jamón curado en casa, los chorizos caseros, y otros bocadillos tradicionales como torreznos o pan con manteca y azúcar.

Cada región tenía sus propias variaciones, pero todos compartían la simplicidad y la autenticidad de sus ingredientes, muy distintos a las opciones modernas que ofrecemos ahora a las nuevas generaciones. 

Ingredientes

Las meriendas de la infancia saben a queso y membrillo
Las meriendas de la infancia saben a queso y membrillo

Estos ingredientes se combinan para crear un bocadillo que no solo es delicioso sino también lleno de tradición y sabor casero.

  • Rebanadas de pan casero:

    • Nada mejor que unas rebanadas de pan recién horneado, hecho en casa, con esa corteza crujiente y un interior suave y esponjoso. El pan casero aporta un toque de calidez y hogar que es insustituible.
    • Si tienes tiempo, intenta hornear tu propio pan. La frescura añade un sabor especial que complementa perfectamente los demás ingredientes.
  • Queso Gallego (Queixo do País):

    • Este queso, típico de Galicia, es famoso por su textura cremosa y su sabor suave pero característico. Cuando es casero, este queso adquiere un nivel de frescura y calidad que realza cualquier plato.
    • Si el queso es muy fresco, dejarlo a temperatura ambiente un rato antes de usarlo puede intensificar su sabor y mejorar su textura, haciéndolo más fácil de esparcir o combinar con el membrillo.
  • Membrillo Casero:

    • El membrillo, convertido en una confitura espesa y fragante, es un contrapunto dulce al sabor más neutro del queso. Hecho en casa, cada lote es único, usualmente más rico y menos procesado que las versiones comerciales.
    • Si tienes la suerte de recibir membrillo casero de alguien que lo prepara año tras año, estarás disfrutando de un producto de amor y tradición. Su sabor intenso y ligeramente ácido complementa de maravilla la cremosidad del queso.

Receta

La preparación del bocadillo de queso con membrillo es tan sencilla que su encanto radica precisamente en la simplicidad y calidad de sus ingredientes. Te explicamos cómo hacerlo paso a paso para que incluso algo tan básico se transforme en una experiencia culinaria memorable:

  1. Preparar el pan:

    • Si tienes pan casero, córtalo en rebanadas de aproximadamente un centímetro de grosor. Si te gusta el pan tostado, puedes tostar ligeramente las rebanadas para añadir un poco de textura crujiente y calidez.
  2. Cortar el queso:

    • Corta unas rebanadas de queso gallego, no muy gruesas. El queso debe ser suficiente para cubrir el pan, pero sin sobrecargarlo. La idea es mantener un buen equilibrio entre los sabores del queso y el membrillo.
  3. Preparar el membrillo:

    • Si tienes confitura de membrillo, usa una cuchara para esparcir una capa generosa sobre una de las rebanadas de pan. Si el membrillo está en forma más sólida, córtalo en rebanadas delgadas y distribúyelas uniformemente sobre el pan.
  4. Montar el bocadillo:

    • Coloca las rebanadas de queso sobre la rebanada de pan con membrillo. Si usaste dos rebanadas de pan, coloca la segunda rebanada encima. Si prefieres un bocadillo abierto, déjalo sin la tapa superior.
  5. Servir:

    • Sirve inmediatamente después de prepararlo para disfrutar de la frescura de los ingredientes. El contraste de sabores y texturas —el dulce del membrillo, la cremosidad del queso y el crujiente del pan— es lo que hace a este bocadillo un verdadero placer.

Además del bocadillo de queso con membrillo, también existen recetas con membrillos frescos, incorporándolos en innovadoras preparaciones que realzan su sabor único.

Comentarios