viernes. 03.04.2020 |
El tiempo
viernes. 03.04.2020
El tiempo

La Xunta blinda su política demográfica con un mínimo de 700 millones anuales 

Consello da Xunta
Consello da Xunta

La ley de impulso a la natalidad gira alrededor de ayudas a la familia, conciliación y retorno de los gallegos del exterior 

Un mínimo de 700 millones de euros al año o, lo que es lo mismo, más del 7% de todo el presupuesto de la Xunta. Esa es la inyección económica que prevé movilizar el Ejecutivo gallego para poner en marcha toda la maquinaria de la Administración necesaria para revertir el problema por excelencia al que se enfrenta Galicia: la crisis demográfica. Será una batería de medidas transversales, algunas ya en marcha y otras todavía sobre el papel, que se agruparán bajo el paraguas de la Lei de Impulso Demográfico, que ayer inició su tramitación tras recibir luz verde en el Consello.

De esta forma, Galicia se convierte en la primera comunidad en combatir por ley la caída poblacional. "Somos pioneiros", celebró Feijóo, que avanzó la intención de remitir el texto al Parlamento en octubre y aprovechó para pedir el apoyo del resto de los grupos para que se apruebe con "consenso".

COORDINACIÓN. La filosofía de la futura ley pasa por la incorporación de la perspectiva demográfica en todas las políticas públicas, empezando por los propios presupuestos. Y una vez blindados los fondos, se irán articulando nuevas iniciativas y consolidando o reforzando las ya existentes, todas pivotando alrededor de ocho áreas, desde las ayudas directas a las políticas de conciliación, el apoyo a menores y mayores, o el retorno de emigrados.

Uno de los ejes básicos consiste en "coordinar" a todas las administraciones públicas, ya que es vital lograr la implicación de concellos y diputaciones. Para ello, se creará una comisión de impulso demográfico y se publicará regularmente el saldo vegetativo en el DOG. Y los ayuntamientos con políticas en la materia tendrán preferencia en el acceso a ciertos fondos. La conselleira de Política Social, Fabiola García, avanzó al mismo tiempo un adelanto del prime time televisivo "para fomentar momentos en familia".

 Habrá ventajas para las empresas que racionalicen y flexibilicen horarios y los concellos que se impliquen en este reto

Otro apartado fundamental será el del apoyo a las familias. Medidas ya avanzadas como la ampliación de la Tarxeta Benvida a nacidos en el rural se complementarán con otras como la "gratuídade" del autobús para menores de 19 años, el fomento 
de la instalación de cambiadores y salas de lactancia en los nuevos locales públicos, así como el uso de bancos de leche materno y el apoyo a la reproducción asistida. Y se prestará especial atención a las familias numerosas, que dispondrán, entre otras ventajas, de descuentos en las autopistas de titularidad autonómica.

CONCILIACIÓN. Sin duda otro de los asuntos nucleares de la ley será flexibilizar y racionalizar horarios. Para ello, la Xunta primará en las contrataciones públicas a las empresas que fomenten la conciliación, que también recibirán un sello distintivo, y se personará en juicios de discriminación laboral por razón de maternidad.

El otro frente de actuación serán los recursos conciliadores, con más plazas para atención fuera y a domicilio. En el caso de las guarderías, destaca la propuesta de ampliar a todas las que cuenten con fondos públicos la exigencia de tener al día el calendario de vacunación oficial de los niños. Y las privadas que no lo tengan como requisito deberán colgar "un cartel claramente visible" para que los padres sepan que no es obligatorio que los menores estén "axeitadamente vacinados", explicaron la conselleira y el presidente.

Así será

RETORNO. El más novedoso de los ejes busca atraer población, especialmente entre los 500.000 gallegos del exterior. Tendrán una oficina de asesoramiento y las mismas condiciones para acceder a cualquier programa público de la Xunta. En cuanto a la inmigración, García explicó que se abordará desde una perspectiva "de inclusión social" y formación ocupacional, con el objetivo de "evitar guetos" y favorecer su inserción en el mercado laboral, ya que la inmigración es la venda natural para la sangría poblacional.

Un plan de atención a las familias monoparentales, ampliar las oportunidades en el rural para acabar con la brecha territorial, garantizar más y mejor empleo para la juventud o promover un envejecimiento activo complementan una ley a través de la que la Xunta busca "facer de Galicia o mellor lugar para formar unha familia". Eso sí, asumiendo que los resultados empezarán a percibirse "dentro duns anos".

La Xunta blinda su política demográfica con un mínimo de 700...
Comentarios