El Sergas anuncia su intención de crear otras 62 plazas de médicos de urgencias hasta 2026

El Gobierno gallego, ahora en funciones, buscará reducir la carga de trabajo hasta el entorno de las 145 horas mensuales en urgencias 
Personal del servicio de Urgencias del Hula. XESÚS PONTE / AEP
photo_camera Personal del servicio de Urgencias del Hula. XESÚS PONTE / AEP

El Servizo Galego de Saúde (Sergas) estudia crear hasta 2026 otras 62 plazas de médicos de urgencias, a mayores de las 74 que se habilitaron este año, para poder reducir la carga horaria de trabajo en estos servicios.

Así lo han avanzado representantes de la Consellería de Sanidade a los sindicatos –CIG, CSIF, CCOO y UGT– con los que se ha reunido este martes en una doble convocatoria: por un lado, en la mesa de seguimiento del acuerdo del 2007 que estableció las condiciones laborales del personal de urgencias; y, por otro, en mesa sectorial.

Según confirman a Europa Press fuentes de las organizaciones, la intención del Gobierno gallego, que en estos momentos está en funciones, es reducir la carga horaria de trabajo al mes al entorno de las 140 o 145 horas, contando la jornada ordinaria y la complementaria.

El acuerdo de 2007 que el personal de urgencias demandaba revisar establece en 130 horas mensuales la ordinaria, a la que se suma una complementaria que, teóricamente, no debería superar las 190. Pero, en ocasiones, la cifra real es más alta.

Así, con el objetivo de reducir la carga horaria real, el Sergas estima que le harían falta crear otras 39 plazas de facultativos de urgencias. A estos habría que sumar otras 23 plazas que serían para cumplir con la reducción de jornada –hasta las 35 horas semanales– para todo el personal del Sergas.

Si a estas plazas se suman las 74 habilitadas ya este año en los diferentes servicios de urgencias y recogidas en los presupuestos autonómicos de 2024, el aumento total en 2026 debería ser de un 136 vacantes que la Xunta buscará cubrir.

Todo ello, por ahora, está encima de la mesa de un Gobierno gallego que, no obstante, está en funciones desde que el pasado domingo se celebraron las elecciones autonómicas. Pese a que no habrá cambio de color en la Xunta, sí habrá que esperar a que se constituya el nuevo Ejecutivo con plenas facultades para poder avanzar en el diálogo.

Por tanto, el avance del diálogo en torno a esta y otras cuestiones, como por ejemplo posibles mejoras de las condiciones laborales y el pago de las horas complementarias –para actualizarlas conforme a las subidas pactadas para facultativos de otras categorías en el acuerdo de abril de 2023–, se abordarán en futuras reuniones.

Una "buena noticia" recibida con cautela

Por parte de los sindicatos, el secretario nacional de CIG-Saúde, Manuel G. Moreira, saluda que el Sergas haya analizado las "necesidades de personal" que tiene en las urgencias. "En principio es una buena noticia que haya criterios y los conozcamos", destaca.

En declaraciones a Europa Press, Moreira reclama a la Administración que se "revisen" los planes funcionales de cada hospital, teniendo en cuenta las características propias de cada uno, y que se haga "participando con los trabajadores".

Desde CSIF, su responsable de sanidad en Galicia, Carlos Castro, celebra la "buena disposición" del Sergas para negociar estas cuestiones y espera que se puedan materializar una vez el Gobierno gallego recupere sus plenas funciones.

En un sentido parecido se pronuncia Javier Gonzalez, de CC OO, quien saluda las medidas pero advierte que convocar plazas "no garantiza" que se cubran con médicos --como ocurre en el hospital de Ourense, por ejemplo--, por lo que hay que hacer el trabajo "atractivo". 

Comentarios