sábado. 14.12.2019 |
El tiempo
sábado. 14.12.2019
El tiempo

PERSPECTIVAS

El sector aguarda una nueva subasta antes de fin de año

José Manuel Pazo, presidente de la EGA. ARCHIVO
José Manuel Pazo, presidente de la EGA. ARCHIVO

Las empresas ven en la firma de contratos bilaterales entre grandes consumidores de luz y productores otra vía para implantar nuevos parques

Fruto de las negociaciones de la patronal eólica española (AEE) con el ministerio que pilota Teresa Ribera, el sector prevé que antes de que termine 2019 se celebre una nueva subasta de potencia renovable, lo que allanará el camino para la construcción de nuevos parques en los próximos años. Se trata de una oportunidad para la industria gallega de componentes, que tiene exponentes como la planta que la danesa Vestas tiene en Viveiro; la factoría de Siemens Gamesa en As Somozas, de la que salen palas, o el centro de reparaciones de este último gigante en Sigüeiro.

Pese a reconocer que este sistema de pujas es una fuente de estabilidad para los promotores, pues se garantizan un suelo retributivo que les permite contar con ese ingreso aunque el precio del ‘pool’ en el mercado eléctrico caiga por debajo de ese nivel —lo que incluso les sirve como aval a la hora de solicitar financiación bancaria—, el presidente de la Asociación Eólica de Galicia explica que en el horizonte se perfilan ya otras alternativas.

"Van xurdir contratos bilaterais de compra e venda de enerxía coma os que están firmando Google ou Microsoft con produtores para garantirse un prezo estable", indica este ingeniero, que participó en el desarrollo del eólico gallego desde sus inicios. Son los conocidos como PPA (power purchase agreement), una figura por la que el Gobierno central apuesta incluso como una salida para que las industrias que son grandes consumidoras de electricidad —caso de Alcoa o Ferroatlántica— pacten un precio competitivo en el largo plazo respaldando un nuevo proyecto renovable. "Isto implica que poderá haber parques que non saian das subastas", como constata Pazo, que también presagia que los fondos de inversión pueden ver ahí un negocio.

AUTOCONSUMO. En la "nova revolución industrial" que se avecina de la mano de la extensión de las renovables, el presidente de la Ega también ve recorrido para la generación distribuida, esto es, para que polígonos industriales y urbanizaciones de viviendas generen su propia energía y vuelquen el excedente a la red a cambio de una retribución, un proceso que, admite, exigirá fuertes inversiones.

El sector aguarda una nueva subasta antes de fin de año
Comentarios