La polémica campaña contra el racismo del Concello de Santiago

La propuesta parece haber conseguido el efecto contrario del buscado: "Goebbels vive e dirixe unha axencia de publicidade"
Campaña contra el racismo de Santiago de Compostela. EP
photo_camera Campaña contra el racismo de Santiago de Compostela. EP

El Concello de Santiago presentaba el 15 de septiembre una campaña para sensibilizar contra el racismo. Lanzada por la Unidade de Atención ás Migracións, tenía el objetivo de llamar la atención sobre las razones que nos llevan a la "discriminación radical" y a otras formas de intolerancia. 

La propuesta buscaba la "deconstrucción de muchos matices del pensamiento tan sutiles como arraigados, incorporados de forma inconsciente y, por tanto, difíciles de observar en situaciones cotidianas".

Para ello se emplearon carteles tanto en la calle como en redes sociales en los que se cuestiona a los vecinos si aceptarían a una persona racializada en diferentes situaciones vitales: como pareja de su hija, como su médico de confianza, etc. 

No obstante, la intención de la campaña no ha seguido la dirección esperada por sus creadores. 

Varios vecinos y usuarios de redes sociales han destacado que en el intento de poner el foco sobre situaciones racistas de las que todos somos partícipes, el Concello lo que ha hecho es convertirse en cómplice de esas realidades, reproduciéndolas y por tanto duplicando el sufrimiento de los afectados. Por otra parte, también han sido numerosos los comentarios que directamente aseguraban que, por ejemplo, no aceptarían en ningún caso a un "médico de Senegal".

Comentarios