miércoles. 25.11.2020 |
El tiempo
miércoles. 25.11.2020
El tiempo

Una parroquia de Negreira lucha contra un parque eólico rechazado en tres concellos

Cartel en contra de la "invasión" de los parques eólicos en Campolongo, en Negreira. EP
Cartel en contra de la "invasión" de los parques eólicos en Campolongo, en Negreira. EP

Los vecinos alertan de que la instalación, que también afecta a Outes y Mazaricos, tendría un "fuerte impacto" sobre el paisaje y la forma de vida de los residentes en una zona donde muchos viven de la producción láctea

Los vecinos de una parroquia del municipio coruñés de Negreira han activado una campaña para tratar de evitar la instalación de un parque eólico en tierras dedicadas a la actividad ganadera y forestal y que, según denuncian, también afectaría a un mirador de "gran valor paisajístico" desde el que se divisan hasta 19 concellos. Alertan por eso de que la instalación del parque de Banzas tendría un "fuerte impacto" en la forma de vida de los vecinos y el paisaje y se han propuesto no cesar en la lucha. 

Con ese fin, los vecinos de Santa Cruz de Campolongo —una parroquia de apenas 50 vecinos— han elaborado un escrito de alegaciones contra el proyecto, han colocado decenas de carteles y se han movilizado a través de redes sociales, todo para intentar frenar una instalación que también afecta a los municipios de Outes y Mazaricos. Aseguran, de hecho, que la batalla es "común" y "ha sumado apoyos en otros municipios" de la zona contrarios a la ubicación de aerogeneradores en espacios en los que consideran que el daño medioambiental sería elevado, como exponen en una nota de prensa. 

El propósito de hacer "frente común" llevó a la convocatoria para este jueves de una reunión de administraciones locales y habitantes de los concellos afectados para abordar el tema. 

PREOCUPACIÓN. Es especialmente activa en esa lucha la asociación de vecinos 3 de Maio de Campolongo, una parroquia "circundada" por dos parques eólicos que ya en 2006 hizo frente a la ejecución de un proyecto de ese tipo en sus tierras, donde finalmente lograron que no se instalasen nuevos molinos.

Los vecinos alertan de que el parque ocuparía una superficie utilizada con fines agrícolas, ganaderos, forestales y turísticos

Ahora, ante un nuevo proyecto, los afectados reconocen el "importante papel" que juegan las fuentes de generación limpias. "Pero no a cualquier precio", dicen. Alegan que el proyecto del parque eólico de Banzas, promovido por Green Capital Power, ocuparía una superficie utilizada "con fines agrícolas, ganaderos, forestales e incluso turísticos", en una zona donde buena parte de los vecinos viven de la producción láctea.

Los vecinos alertan, en ese punto, de que los ruidos y ondas electromagnéticas que provocarían los aerogeneradores "causarían estrés", lo que incidiría en el bienestar y la producción del ganado, y reducirían la base territorial de la que ya adolecen muchas granjas para reforzar su viabilidad. En sus alegaciones destacan, además, que el espacio que ocuparía la instalación está dedicado a la producción de madera, "una fuente de ingresos de gran importancia para muchas explotaciones y empresas".

El ruido de los aerogeneradores es otra de sus preocupaciones. "Estas instalaciones pueden provocar presión en el oído, vértigo, náuseas, mareos, dolores de cabeza, jaquecas, visión borrosa, taquicardia, irritabilidad, déficits cognitivos varios, agravamiento de patologías crónicas como la diabetes, la hipertensión y los desórdenes autoinmunes", alerta la asociación.

Los residentes en la zona temen el impacto de los ruidos y que se pueda contaminar el agua de una fuente de la que se sirven

AGUA Y PAISAJE. Sus alegaciones van más allá, porque —aseguran— el proyecto conlleva instalar molinos en una parcela que tiene una fuente de agua de la que se sirven los vecinos. Y que "con el parque eólico el agua iría contaminada para nuestras casas y nuestros animales", alertan, ante el riesgo de que se vea afectada por las labores de limpieza y potenciales derrames de sustancias peligrosas procedentes de la maquinaria de las obras.

También creen "gravísimo" que el proyecto contemple la instalación de un aerogenerador en el mirador Monte do Cotro, en un enclave que "nació del trabajo de los vecinos con subvenciones de las administraciones públicas" y hoy es un punto de atracción de visitantes.

Así las cosas, el colectivo sostiene que los "daños" que podría provocar la instalación justifican la búsqueda de otras ubicaciones y subrayan que son "impagables" con las rentas que los promotores puedan ofrecer a los dueños de los terrenos.

Una parroquia de Negreira lucha contra un parque eólico rechazado...
Comentarios