La normalidad está más cerca

Las temperaturas extremas se mantendrán este domingo en Galicia, el lunes descenderán y para el martes se espera un desplome del mercurio
Dos turistas acalorados, el sábado en la muralla. SEBAS SENANDE
photo_camera Dos turistas acalorados, el sábado en la muralla. SEBAS SENANDE

La ola de calor que golpea Galicia empieza a dar síntomas de debilidad. No hoy domingo, ya que se espera que las temperaturas alcancen registros similares a los de este sábado, aunque por la tarde es posible que aparezca la lluvia en el interior de la comunidad, sobre todo en la provincia de Lugo. Será mañana cuando empiece a bajar el mercurio.

En Lugo capital se espera este una máxima de 37 grados, pero mañana la previsión se rebaja hasta los 31. Y el martes, según Meteogalicia, se registrará un desplome en las temperaturas, pues la máxima será de 22 grados (con una mímima de 12).

El municipio lucense de Ribas de Sil alcanzó este sábado, a las 17.10 horas, la temperatura más alta registrada en Galicia, con 39,6 grados, en una jornada en la que el territorio gallego siguió bajo los efectos de la ola de calor.

Por encima de los 39 grados se registraron también mediciones, según las estaciones de medición de MeteoGalicia, en dos localidades de la provincia de Ourense: Vilamartín de Valdeorras (39,5 grados) y Verín (39,3 grados).

En Rubiá (Ourense), el instituto meteorológico gallego indica que se alcanzaron los 38,7 grados, y los 38,5 grados en la localidad de Laza, en la misma provincia ourensana. Por primera vez desde el día 11, el termómetro no llegó a los 40 grados en la comunidad.

Durante la jornada de este sábado, la Dirección Xeral de Emerxencias e Interior de la Vicepresidencia Segunda de la Xunta activó la alerta naranja por altas temperaturas en las provincias de Lugo (a excepción de la zona de A Mariña) y Ourense.

El sur fue, una vez más, la zona de la provincia que presentó las temperaturas más altas. Por detrás de los 39,6 grados de Ribas de Sil se situó Monforte de Lemos, con 36,5, y Sober, con 36,2. En Lugo se llegó a 35 grados; en Chantada, a 34,7, en Folgoso de Courel, a 34,2, y en Sarria, a 34,1.

En Vilalba el termómetro alcanzó los 31,9 grados, mientras que las temperaturas más agradables de la provincia correspondieron a A Mariña, con los 26,1 grados de Viveiro; los 24,3 de Burela; los 24 de Ribadeo, y los 23,5 de Foz.

Comentarios