Miércoles. 26.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 26.09.2018
El tiempo

"LAS TERMINACIONES MÁS PEDIDAS SON LA 13, LA 15 Y LA 69"

Navidad a treinta grados

Un vendedor exhibe una serie de boletos de lotería
Un vendedor exhibe una serie de boletos de lotería
Desde mediados de julio están a la venta en España 165 millones de décimos del sorteo navideño. Y aunque falta prácticamente medio año, en algunos sitios ya empiezan a verse las primeras colas de compradores, que acuden así a la llamada de la suerte

Salió a la venta hace poco, pero la lotería de Navidad ya se vende en 10.800 puntos repartidos por toda España, donde se pueden ver además las primeras colas de compradores. Uno de esos lugares es el establecimiento de loterías que regenta José Luis en la céntrica Rúa do Vilar de Santiago, a escasos metros de Porta Faxeira, una administración emblemática de la capital gallega. Su céntrica posición, el buen tiempo y la afluencia masiva de peregrinos y turistas en la ciudad convierten en habitual la imagen de la gente esperando en la calle por su turno para hacerse con un décimo. Al fin y al cabo, se trata de un souvenir más, con la diferencia de que el 22 de diciembre cada boleto puede reportar hasta 400.000 euros a su portador. Por eso se vive este espíritu navideño a estas alturas del año, bajo un sol de justicia y a más de 30 grados.

Montse (Barcelona): Esta catalana de 53 años de edad está en Santiago de vacaciones. "Aprovechando que estoy aquí compro la lotería a ver si hay suerte". Monste dice que es fiel seguidora de comprar un boleto en cada sitio al que viaja porque no pierde la esperanza de ganar el gordo de Navidad algún día, aunque sea una pizca del premio. "Esperemos que el azar juegue esta vez a mi favor", reconoce a AGN.

Mili / Miriam (Jerez): Son dos amigas andaluzas que han venido con sus parejas a pasar unos días a la capital gallega. Llevan confiando toda la vida en un mismo número y se niegan a cambiarlo, ya sea aquí en Santiago o en Andalucía. "Siempre jugamos al mismo número y en Santiago no iba a ser menos, nos llevamos unos boletos. Si toca el número 87 y no lo hubiésemos comprado no nos lo perdonaríamos". Afirman que compran la lotería con tiempo, porque así se aseguran no quedarse sin cupones. En cuanto al premio, si toca prometen "venir aquí a abrir la botella".

María Jesús / Pedro (Pamplona): Este matrimonio de Navarra vino con su hija pequeña a pasar unos días por Galicia. Aunque están instalados en Sanxenxo visitaron Santiago para conocer la ciudad. "Aquí ya no volvemos, por eso lo compramos con tanta antelación". Junto con su boleto también se acuerdan de su familia y compran algunos más para repartir entre ellos. Cuando piensan en el posible premio aseguran que si les toca volverán a Compostela a celebrarlo. "Si nos toca volvemos con botella de champán y todo. Esperemos que Santiago nos de suerte", concluyen.

Sofía (Ponferrada): Esta peregrina compró su cupón de lotería de Navidad por una recomendación: le dijeron que de recompensa por hacer el Camino acertaría con el número. "Vengo haciendo la ruta y me mandaron comprar la lotería, así que me llevo dos cupones. Igual la suerte del caminante me acompaña".

Pepe (Albacete): Este manchego que está de visita por la capital solamente compró un décimo. A pesar de que es raro que lo haga, siempre pide algún cupón de Navidad que tenga, por lo menos con un 6 en el número, por una mera cuestión de tradición. "He comprado un solo décimo, nada más. Suelo comprar cupones que tengan el número 6 porque en Albacete compraba por costumbre una serie que llevaba dicho número. A veces también compro cupones en los sitios a los que voy pero la verdad es que no soy muy lotero, aunque en Navidad siempre juego".

Matilde / Nicasio (Badajoz): Matilde y Nicasio son un matrimonio extremeño que está pasando varios días en tierras compostelanas y, al igual que el resto de compradores, ellos tampoco han querido irse de la ciudad sin antes comprar un número cualquiera en el establecimiento próximo a la céntrica Porta Faxeira. "Hemos comprado un cupón de Navidad al azar. Cuando vamos de viaje, solemos comprar alguno, a ver si nos toca algo".

Carmen (Alicante): Esta alicantina, que está disfrutando de unos días en Santiago con su pareja y su pequeño bebé, quiso llevarse para su tierra valenciana un par de cupones con la esperanza de que le toque algo aquí o en cualquiera de los lugares que ha visitado, y también los que le quedan por visitar."Compré dos números al azar. Suelo comprar en los sitios que visito, aunque no hay ningún puesto de lotería concreto en el que suela comprar los cupones".

Juana (Sevilla): Juana, procedente de la capital andaluza, ha querido dejar que la suerte decida; tanto que ni se ha decantado por ninguna terminación ni ningún número para su cupón de lotería. "He comprado uno pero he dejado que el azar juegue". Además de no mostrar especial interés por ningún número a la hora de comprar cupón, tampoco le quita el sueño el lugar donde comprarlo. "En estas fechas suelo comprar sólo uno donde me cuadre", asegura la andaluza.

Navidad a treinta grados
Comentarios