Lugo encabeza la pérdida de población en Galicia para los próximos 15 años al caer un 5%

El Ige calcula que la comunidad tendrá casi 35.000 habitantes menos en 2037, debido sobre todo al constante aumento de las defunciones ► A Fonsagrada, Os Ancares y A Ulloa, entre las comarcas más afectadas
Parque

Las tendencias demográficas no son halagüeñas para Galicia. Las proyecciones del Instituto Galego de Estatística (Ige) calculan que, dentro de quince años, la comunidad tendrá 2.656.611 habitantes, es decir, casi 35.000 menos de los que había a 1 de enero de este año. Las cuatro provincias perderán vecinos, con Lugo a la cabeza, al caer su censo un 5%.

Con todo, estas estimaciones para 2037 también pueden leerse —relativamente— en positivo, ya que los datos no son tan nefastos como los ya constatados en los últimos tres lustros. Si entre 2007 y 2022 Galicia perdió el 2,9% de su población —casi 82.000 personas—, en los próximos quince años será el 1,3%. Asimismo, mientras Lugo y Ourense se dejaron un 8,7 y un 9,7% de sus habitantes, esta vez las tasas serán del 5 y el 3%. Las provincias atlánticas ni siquiera llegarán a la unidad, con descen-sos proyectados del 0,7% en A Coruña y del 0,3% en Pontevedra.

Táboa

El mapa por comarcas

Del desplome de Lugo tira su zona oriental, dado que A Fonsagrada (-22%) es la segunda comarca con peor porcentaje, solo superada por Ortegal (-23,6%), y Os Ancares (-16,3%) es la cuarta. A Ulloa (-12,7%) también está entre las diez con ratios más negativas. Lo cierto es que solo se cuentan siete con números verdes: A Coruña, Santiago, Ourense, Pontevedra, O Salnés, O Condado y O Baixo Miño.

Saldo en negativo 

El Ige apunta que la disminución de la población gallega se explicaría sobre todo por el saldo vegetativo negativo, "cunha diferenza cada vez máis ampla entre nacementos e defuncións" en todo el territorio: si en 2022 morirán 19.115 personas más de las que nacerán, en 2036 se prevé que sean 19.556, ya que los fallecimientos aumentarán sin freno en estos quince años. En total, se calcula que habrá 214.785 nacimientos por 504.575 defunciones, lo que daría lugar a un saldo vegetativo negativo de 289.790 personas.

La compensación vendría por el saldo migratorio, con valores positivos en todo este horizonte. Alcanzaría su máximo en 2024, con la llegada de 20.118 personas más de las que se marchan, y a partir de ahí iría declinando.

Crece el índice de fecundidad 

El Ige augura un importante cambio de tendencia en Galicia: la cifra de nacimientos caerá hasta 2027 pero luego irá al alza, con un máximo en 2036, al superar los 15.000 bebés. Más de los que se prevén este año.

De hecho, se calcula un aumento del índice sintético de fecundidad, que pasaría de 1,02 hijos por mujer en 2022 a 1,11 en 2036. Crece en todas las provincias.

La edad media rozará los 52 años 

La edad media de los gallegos subirá de aquí a 2037 de 47,5 años a 51,7. En el interior, donde ya se llega al medio siglo, el número será todavía más alto, con 53,2 años en Lugo y 54,1 en Ourense.

Son las provincias más afectadas hoy por el índice de envejecimiento —la relación entre la población de 65 y más años con respecto de los menores de 20—, que seguirá al alza en ellas, excepto en el sur lucense.

Comentarios