sábado. 27.11.2021 |
El tiempo
sábado. 27.11.2021
El tiempo

Los peritos aseguran que el crimen fue de una ''violencia extrema''

Los peritos encargados del caso de los mellizos asesinados el 21 de Agosto de 2011 en A Coruña han coincidido hoy en su declaración en que se trata de un crimen de una "violencia extrema y poco frecuente".

En la tercera sesión del juicio por este crimen en la audiencia provincial de A Coruña, los peritos declararon, a preguntas de la fiscal, que al entrar a la vivienda encontraron a Javier Estrada, autor confeso del crimen, sentado en el salón, sin haberse cambiado de ropa y en una actitud "normal".
 
Describieron que los hechos estuvieron muy localizados, concentrándose las evidencias de violencia en la habitación de uno de los menores y en la cocina, que fue donde hallaron más pruebas de violencia, con restos "incluso en el techo".
 
Los forenses dijeron que ambos niños presentaban heridas de defensa, y que la mayor parte de las lesiones se concentraban en la cabeza de los menores, la mayoría potencialmente mortales. Coincidieron en que la actitud de Javier Estrada fue fría, y que estaba "perfectamente consciente y no presentaba signos de amnesia".
Por su parte, las psicólogas que atendieron tanto a Mar Longueira, madre de los mellizos, como a Javier Estrada, describen a Javier como una persona con una "inteligencia límite" e "inmadura socialmente", pero sin retraso.
 
También añadieron que el autor confeso padece "un trastorno de personalidad de tipo evitativo", que rechaza las relaciones sociales para no fracasar en ellas, y "algún rasgo de personalidad paranoide" pero en menor medida, y que ninguno de estos trastornos le incapacita para llevar "una vida normal". De Mar Longueria dijeron que manifestó "rasgos de personalidad histriónica y dependiente", además de un elevado estrés laboral y familiar.

Los peritos aseguran que el crimen fue de una ''violencia extrema''
Comentarios