viernes. 18.10.2019 |
El tiempo
viernes. 18.10.2019
El tiempo

Los perceberos reclaman que el furtivismo sea un delito

Treinta y cinco perceberos empezaron este jueves a vigilar en persona las capturas ilegales de furtivos en la costa coruñesa, desde Lorbé, en Sada, hasta Sabón, en Arteixo.

Estos voluntarios no remunerados patrullarán la zona los próximos cuatro días de Semana Santa para evitar que se recoga percebe de manera ilegal, una práctica que, según sus datos, ha provocado que la producción de este crustáceo haya caído un 50%.

Las cofradías de pesca de la provincia de A Coruña se reunieron este miércoles para exigir al Congreso que abra un debate para reformar la ley y que el furtivismo sea considerado un delito penal, y no una simple falta administrativa.

Actitud conflictiva
En la primera jornada de vigilancia, los perceberos patrullaron la costa desde Arteixo a Sada durante las tres horas y media que duró la marea baja, y detectaron la presencia de 4 furtivos, que tuvieron que ser dispersados por la Policía Local, ante su negativa a abandonar el marisqueo.

Además, los recolectores ilegales se enfrentaron a sus delatores, increpándolos e insultándolos en una actitud que el patrón mayor de A Coruña, Manuel Cao, tachó en declaraciones a Radio Galega de ''claramente conflictiva''.

Responsabilidad social
Los perceberos denuncian que hay quien acumula hasta 20 sanciones y adeuda más de 120.000 euros, pero sigue yendo a mariscar de modo ilegal. ''Si no está fijado como un delito nunca vamos a acabar con el problema, con la crisis que hay se va a agravar'', asegura el patrón mayor de la cofradía de Laxe, José Manuel Barcia.

''No pedimos que vayan a la cárcel, pero que hagan servicios sociales porque los furtivos tienen una deuda con el pueblo'' explica el patrón mayor de A Coruña, Manuel Cao.

Patrullas de vigilancia
Las cofradías apuntan que el problema del furtivismo causa graves pérdidas económicas a los cientos de mariscadores legales que viven de la recogida del percebe, y más en un momento en que la población de este crustáceo es escasa.

De ahí que se hayan decidido ellos mismos a organizarse en patrullas, que ya llevan algún tiempo ejerciendo labores de vigilancia en el área costera de Corme y Laxe.

En A Coruña, la iniciativa se pone en marcha este jueves, para evitar que las vacaciones de Semana Santa se conviertan en un filón para los furtivos en la zona que va desde Lorbé hasta Sabón.

Su labor consistirá en avisar a las autoridades si detectan alguna captura clandestina. ''No vamos a enfrentarnos con nadie, vamos a ser los ojos y los oídos que van a informar a la sala de operaciones de la Consellería de Pesca para que envíen a los cuerpos de seguridad'', explica Manuel Cao.

Paro biológico
Los mariscadores han tomado esta decisión 'in extemis', al ver que los bancos no se reproducen como antes, tardan en repoblarse, son de menor calidad y más débiles, tanto que los temporales los arrancan de las rocas. Calculan que la producción de este marisco ha caído un 50%.

Por eso, además de exigir que se considere el furtivismo un delito, las cofradías de A Coruña, Corme, Laxe y Ferrol, Cedeira, Muxía y Camelle piden a la Consellería de Pesca que realice un estudio biológico sobre cuál es la situación del percebe y qué está provocando su mal desarrollo.

Reclaman además que se realice un paro biológico en la recogida de este crustáceo en toda Galicia. En algunas zonas como el Roncudo, ya hace 4 meses que no se recolecta. En A Coruña no se recoge percebe desde el 31 de diciembre y ya se ha acordado que no se reanudará el marisqueo hasta agosto.

Ahora pretenden que se haga lo mismo en toda la costa, al menos hasta el próximo 1 de agosto, para ayudar a la repoblación de las rocas.

Financiado por Europa
Piden además que sean los fondos europeos de pesca quienes sostengan la situación económica de los perceberos durante el paro, mediante subvenciones, ya que las ayudas comunitarias concedidas a la pesca costera artesanal, pueden hacerse extensivas al gremio de mariscadores en virtud de un reciente reglamento

En cuanto a las cantidades, el patrón mayor de A Coruña, Manuel Cao, apunta a que los mariscadores deberían recibir las mismas ayudas que los marineros, fijadas en 100 euros por día, aunque explica que es posible que si hay que repartir los fondos sea necesario hacer una media para que todos cobren lo mismo.

''En todo caso, hacen falta medidas urgentes, porque el percebe está débil, y hay cofradías que llevan tempo sin recogerlo. Esa gente no tiene ingresos para afrontar los pagos de la seguridade social o de los impuestos'', insiste Cao.

La intención del gremio es que el nuevo gobierno autonómico atiende la mala situación por la que pasa el sector marisquero y del mar en general. ''Necesitamos que nos escuchen igual que hacen con la gente de Citröen'', exige el patrón mayor de Laxe,  José Manuel Barcia.

Los perceberos reclaman que el furtivismo sea un delito
Comentarios