Dos empresarios de origen gallego liberados tras un mes de secuestro

Los ingenieros de origen ourensano residentes en Venezuela Francisco Antonio Lorenzo de la Torre  y su sobrino, José Luis Lorenzo Abate fueron liberados este lunes tras pasar desde el 6 marzo retenidos por un grupo de encapuchados que les asaltaron a la entrada de su fábrica en la ciudad venezolana de Táchira.

El ministro de Relaciones Interiores y Justicia del país, Tareck Al Aissami, ha afirmado en una rueda de prensa, que ambos ingenieros ''están sanos y salvos'' tras pasar un mes de cautiverio a manos de sus secuestradores.

En la operación de rescate que consiguió poberlos en libertad participaron efectivos de la Guardia Nacional y el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalistas. A través de este dispositivo, llevado a cabo en la zona de El Tapón del municipio de Libertad, cerca de la frontera con Colombia, las autoridades lograron detener a dos personas implicadas en el rapto, una de nacionalidad colombiana y otra de origen venezolano.

Muerto uno de los secuestradores
Uno de los presuntos secuestradores resultó muerto al enfrentarse armado a los agentes de la Guardia Nacional que entraron en el lugar en donde estaban escondidos los dos hombres. Con todo, las investigaciones siguen abiertas, por lo que no se descartan nuevos arrestos en torno a este caso.

Según informa el diario venezolano 'La Nación', se presume que esta banda, conformada por colombianos y venezolanos, podría tener en su poder a otras víctimas de secuestros ocurridos en la entidad tachirense.

Asalto a la entrada de la fábrica

Los hechos ocurrieron el pasado seis de marzo a primera hora de la mañana, cuando Francisco Antonio Lorenzo de la Torre y José Luis Lorenzo Abate llegaron a la fábrica de plásticos 'Plastifan' en la que trabajan. En el momento en que se disponían a iniciar una nueva jornada laboral se percataron de la presencia de una furgoneta aparcada a las puertas de la factoría y de la que, minutos más tarde, salieron un grupo de cinco encapuchados, quienes los metieron en la furgoneta.

La actuación de los cuerpos de seguridad de Táchira fue inmediata tras recibir la llamada de alerta de los operarios de la fábrica y de otros testigos que presenciaron los hechos. Pocos minutos más tarde agentes policiales localizaron el turismo abandonado y comprobaron que había sido robada el día anterior.

Las primeras investigaciones intentaron buscar huellas de los secuestradores en el vehículo. Desde el inicio de las pesquisas ha pasado un mes hasta que los cuerpos de seguridad pudieron liberar a los dos empresarios, que ya se reencontraron con sus familiares.

Hijos de un empresario de Boborás
Las personas liberadas son el hijo y un nieto de un empresario ourensano natural del municipio de Boborás que emigró a Venezuela en los años 50, José Andrés Lorenzo, asentado en la ciudad de San Cristóbal.

Esta nueva liberación se suma a la de otro empresario con raices ourensanas secuestrado tres días antes en un hotel de su propiedad en Venezuela y al que soltaron el pasado 30 de marzo. Los empresarios venezolanos con grandes cantidades de dinero siguen siendo el blanco de las bandas de captores que buscan el beneficio económico a través de estas acciones.

Comentarios