jueves. 21.11.2019 |
El tiempo
jueves. 21.11.2019
El tiempo

La menor que se prostituía en Padrón cuenta que lo hacía coaccionada

La menor de origen rumano supuestamente obligada a prostituirse en un local situado en A Escravitude (Padrón) ha asegurado hoy que ejercía esta actividad coaccionada por los dos acusados, su compatriota Danut S. y el gerente del local Manuel M.

La menor, testigo principal de cargo, ha declarado hoy por videoconferencia desde Rumanía y a pesar de afirmar que "estos días" tanto ella como su madre están siendo "amenazadas" por la familia del imputado rumano, ha manifestado que los dos hombres la coaccionaban para ejercer la prostitución en contra de su voluntad.

A pesar de estas supuestas amenazas, la niña, F.A.T, que está embarazada, ha relatado en la sesión de hoy del juicio que se celebra en la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, cómo llegó engañada a Valladolid, donde tuvo que ejercer la prostitución, en lugar de trabajar como empleada del hogar y cuidadora de niños, como le habían prometido.

Después, ha continuado, contactó con Lucian S., el hermano del principal acusado, para "escapar" del club en el que estaba forzada a trabajar, y éste también le mintió diciéndole que esta vez sí trabajaría en Galicia como cuidadora de un pequeño, cuando en realidad terminó en un club similar en Padrón.

F.A.T. ha declarado que tras esa llamada de auxilio, Danut S. fue a recogerla desde la capital gallega hasta la puerta del local de alterne de Valladolid "en taxi", de manera que no llegó en autobús, como había declarado en un principio, testimonio que dio así, según ella, "por miedo".

En base a su relato, tras su llegada a Compostela, Danut S. le comunica que por ese traslado en taxi ha contraído una "deuda" con el dueño del local La Perla, que deberá subsanar trabajando.

Respecto a su edad, F.A.T, frente a lo dicho por los acusados que han confesado desconocer que la niña tenía 14 años, ha sostenido que ambos sabían "que era menor" y que por ello ninguno de los dos le pidió documentación alguna que acreditase su edad, documentación de la que además carecía puesto que se la había dejado en el club de Valladolid al escaparse.

Respecto a sus condiciones laborales, como horarios y precios de sus servicios, la menor ha explicado que fue el dueño del local Manuel M. quien se los indicó, y además ha subrayado que no descansó "ningún día" durante los casi dos meses que ejerció en Padrón.

La joven sí que reconoció ponerse "nerviosa" si una noche no conseguía clientes, pero ha indicado que era porque "tenía miedo" de Danut S., que le preguntaba "si no podía conseguir más" dinero.

"Iba al club porque él me lo decía, no porque quería", ha dicho la menor.

En cuanto al trato recibido en su estancia en Galicia, la menor ha indicado que nunca podía "salir" a ningún sitio sola, ni de su vivienda, ni del club donde trabajaba porque ninguno de los dos acusados se lo permitía.

Además, ha señalado incluso que el acusado Danut S. llegó a pegarle "con un bastón" en las costillas. En cambio, ha asegurado que el otro acusado en ningún momento ejerció "violencia" con ella.

En relación al dinero que cobraba por sus servicios, la menor ha explicado que con una parte se quedaba ya el dueño de La Perla, Manuel S., en compensación por el coste del taxi que la recogió en Valladolid, otros 13 euros eran por el alquiler de la habitación y sábanas, y el montante restante se usaba para gastos "del piso" que compartía con Danut S. y además para enviarle dinero a la mujer de éste a Rumanía.

Asimismo, ha explicado que intentó escaparse en más de una ocasión del piso en el que vivía y del club, y así ha contado como una vez tiró "la bolsa de la ropa" por la ventana del local para marcharse pero Danut S. se lo prohibió.

La fiscal, que pedía 12 años para Danut S. por un delito de detención ilegal, otro de determinación coactiva a una menor al ejercicio de la prostitución y un tercero de falsificación de documento oficial, además de una falta de maltrato, ha suprimido el delito de falsificación documental, por lo que ha rebajado dos años su condena.

Por otro lado, la representante del Ministerio Fiscal ha mantenido la petición de ocho años para Manuel M. por detención ilegal y determinación coactiva a una menor al ejercicio de la prostitución.

Además, ha solicitado como pena accesoria para ambos acusados una petición de libertad vigilada durante cinco años y una prohibición de acercamiento a la víctima a menos de 500 metros, también durante cinco años.

La fiscal considera que todas las acusaciones han sido probadas y que los imputados "se aprovecharon" de que la menor no tenía otra alternativa, "ni fácil, ni difícil, no tenía otra", ha asegurado.

Y en ese sentido ha reiterado que Manuel M. fue "colaborador necesario" de Danut S. para llevar a cabo la retención y la coacción de la menor.

En cambio, los abogados defensores han demandado la "libre absolución" de sus patrocinados al considerar que no existen pruebas que acrediten una "retención ilegal", por lo que sostienen que la menor ejercía en el local gallego de forma voluntaria.

En el tiempo de alegaciones, el empresario gallego Manuel M. ha insistido en que se siente "engañado" por la menor rumana, a la que intentó "ayudar" e incluso en ocasiones le adelantó dinero.

"Me considero inocente y engañado", ha enfatizado.

La menor que se prostituía en Padrón cuenta que lo hacía coaccionada
Comentarios