Ingresa en Teixeiro en un módulo de aislamiento el asesino confeso de Morata de Tajuña

Tras llevar a cabo un presunto nuevo asesinato, el de su compañero de celda en Estremera, este ha sido trasladado sin incidencias a la cárcel gallega
cpteixeiro2.jpg_1095795777
photo_camera Cárcel de Teixeiro.

El asesino confeso de tres hermanos en Navidad en Morata de Tajuña y que hace unos días también mató, supuestamente, a su compañero de celda en Estremera, ha ingresado sin incidencias en la prisión de Teixeiro (A Coruña) en un módulo de aislamiento.

Según han confirmado a Europa Press las fuentes consultadas, el ciudadano, de origen paquistaní, en un primer momento del traslado pasó la noche en Madrid III Valdemoro, para después ser trasladado a Galicia, aunque no llegó hasta el sábado, según las mismas fuentes. Así, este traslado se hizo a través de Naclares, en Álava, y de ahí a Teixeiro, siguiendo una línea periférica. Según las mismas fuentes, ingresó sin incidencias y mostró un comportamiento correcto.

Está clasificado en el régimen más restrictivo, por lo que se le ubicó en módulo de aislamiento y se le han aplicado las mismas medidas que en su momento se le impusieron a Fabrizio Joao Silva Ribeiro, que en 2019 apareció muerto en su celda de aislamiento en la cárcel de A Lama, o Igor 'el ruso'.

Los movimientos entre prisiones son habituales en hechos como el que habría cometido Dilawer Hussein F.C., quien habría matado a golpes su compañero de celda con una pesa que el fallecido habría robado del gimnasio del penal unos días antes, lo que había sido comunicado a la dirección del centro. Este tipo de artículos no están permitidos en el interior de las celdas. La mancuerna, de 2,5 kilos de peso, fue localizada en el cubículo tras el crimen, que ocurrió a las 2 de la madrugada. El supuesto asesino no llevaba tanto tiempo compartiendo celda con el fallecido, Ángel A.V., un ciudadano búlgaro de gran corpulencia, de 40 años, y con numerosos antecedentes.

El paquistaní confesó a los agentes que le habría matado por problemas de olores y de convivencia en la celda y por una pelea previa esa noche, aunque los funcionarios de prisiones no reportaron incidentes ni broncas ese día ni anteriores entre ambos, ya que en ese caso les habrían separado de cubículo. De hecho, fuentes penitenciarias consultadas por Europa Press aseguran que jugaban frecuentemente al ajedrez.

Tras supuestamente matar a su nueva víctima, Dilawer se habría duchado y habría tapado el cadáver con una manta. Fue entonces cuando llamó a los agentes confesando lo ocurrido. Desde que entró en la cárcel el 24 de enero hasta el nuevo asesinato la madrugada del 15 de enero, los dos presos convivían en el módulo 12 de Estremera, el que aglutina a los presos más conflictivos.

El preso fallecido tenía antecedentes por violencia de género, agresión sexual, lesiones y robos y estaba en prisión provisionalmente por haber maltratado cruelmente a su pareja. Había pisado ya las cárceles de Torrecica (Albacete) y la de Ocaña (Toledo) y contaba con varios informes carcelarios negativos por mal comportamiento.

Comentarios