Hablamos Español denuncia en el juzgado la "desaparición" de la valla de 'Sangenjo'

El cartel que pretende vulnerar la ley vigente. TWITTER
La asociación presidida por Gloria Lago también lleva ante la Justicia los daños que sufrió la lona desplegada en Ourense

La plataforma Hablamos Español, que está detrás de las polémicas vallas desplegadas por distintas localidades gallegas esta semana, ha presentado una denuncia ante el juzgado de Cambados por la "desaparición de la lona" con el mensaje "Bienvenidos a Sangenjo, ciudad que en gallego se llama Sanxenxo".

Desde esta asociación, que preside Gloria Lago, asegura que fue "arrancada" de la valla que habían contratado y pagado para ser exhibida durante dos meses.

En un comunicado, Hablamos Español recoge que la denuncia se base en los supuestos delitos de daños, coacciones, odio y contra el ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas.

La asociación también informa de que denunciará los daños que sufrió la valla colocada en Ourense, con un mensaje similar a la de Sanxenxo: "Bienvenidos a Orense, ciudad que en gallego se llama Ourense".  Esta apareció rota y con pintura por encima.

Concentración de A Mesa en A Coruña

Desde A Mesa pola Normalización Lingüística, que consiguió 8.000 firmas en apenas 48 horas en defensa de la toponimia gallega, recuerdan que "atacar e ocultar a nosa toponimia é facelo tamén coa nosa dignidade colectiva e a capacidade de dicirlle ao mundo quen somos e onde estamos".

Su presidente, Marcos Maceiras, ha denunciado el "odio" al idioma por la valla publicitaria que Hablamos Español ha colocado en A Coruña.

En una concentración este viernes en el Obelisco con casi un centenar de personas, con pancartas de A Coruña, así a queremos, los miembros de la Mesa han rechazado el mensaje de Hablamos Español, que pide el uso de La Coruña como topónimo oficial.

Maceiras ha explicado que "según el artículo 10 de la Ley de normalización lingüística, los topónimos oficiales son en lengua gallega", un asunto que, entiende, "debería haber quedado claro hace 40 años".

A Mesa ha opinado que acciones como la instalación de la valla para reivindicar el uso de La Coruña "pretenden borrar cualquier huella del pueblo gallego", por lo que en realidad es "una campaña de odio", y le preocupa, además, que esto, en ocasiones, "tenga amparo de los poderes públicos".

Ante las críticas, que se han manifestado también en Sanxenxo y Ourense, la asociación Hablamos Español ha defendido su libertad de expresión, a lo que Maceiras respondió que esto, en realidad, "es un insulto que no se puede consentir".