Lunes. 20.05.2019 |
El tiempo
Lunes. 20.05.2019
El tiempo

Gayoso: "El Banco de España estuvo informado antes, durante y después"

El expresidente de Novacaixagalicia, Julio Fernández Gayoso
El expresidente de Novacaixagalicia, Julio Fernández Gayoso
El excopresidente de NGC ha hablado este martes, durante la segunda sesión del juicio celebrado en la Audiencia Nacional, de un "ejercicio clarísimo de transparencia" sobre el proceso por el que se otorgaron 18,9 millones a su excúpula

El ex copresidente de Novacaixagalicia (NCG) Julio Fernández Gayoso ha defendido este martes que el proceso por el que se otorgaron 18,9 millones de euros en prejubilaciones a su excúpula fue un "ejercicio clarísimo de transparencia", del que estuvieron siempre al tanto los órganos de gobierno de la entidad.

Así lo ha manifestado el que fuera también presidente de Caixanova durante la segunda sesión del juicio celebrado contra él, los exdirectivos José Luis Pego, Javier García de Paredes, Gregorio Gorriarán y Óscar Rodríguez Estrada, y el abogado Ricardo Pradas.

Ha negado, a preguntas de la fiscal, que los contratos de alta dirección suscritos por cuatro de los acusados introdujeran mejoras y mucho menos que se ocultaran al Consejo de Administración y a la Comisión de Retribuciones, como sostiene Anticorrupción.

"No hubo ninguna mejora en los contratos. Si no hubiera habido el Consejo del 1 de diciembre de 2010 -en los que se aprobaron- se hubieran prejubilado con las mismas cantidades", ha señalado Gayoso, que ha precisado que fue "un ejercicio de transparencia clarísimo", lo que "desmonta el argumento de que se trató de ocultar".

Y no solo las cajas y la nueva entidad estuvieron al tanto de los acuerdos, sino que el propio Banco de España "estuvo ampliamente informado de las prejubilaciones antes, durante y después".

El acusado, que ha pedido poder declarar sentado por edad y problemas de espalda, ha reconocido que él fue quién propuso el de García de Paredes, el único procedente de Caixagalicia, porque era de "absoluta justicia" para equipararlo con los otros tres exdirectivos de Caixanova.

Ninguno "tenía la intención de irse" mientras se desarrollaba el proceso de fusión, si bien ha admitido que, a partir de agosto de 2011, un mes antes de que firmaran sus cartas de desestimiento para abandonar el banco recién constituido, "había en el aire serias dudas e incertidumbres".

En este sentido, la fiscal ha mostrado una carta que Pego envió a la entidad en julio, en la que anunciaba expresamente que se marcharía si la entidad no le nombraba consejero delegado.

Fernández Gayoso ha replicado entonces que "ocurrieron las cosas que ocurrieron" y que el nuevo presidente, José María Castellano, "formó su equipo y ninguno de los cuatro tuvo encaje en él", motivo por el que desistieron.

En ello ha coincidido García de Paredes, que ha asegurado que solo un mes antes de abandonar la entidad "no tenía ninguna intención" de marcharse.

De hecho, no sabía que en el Consejo de Administración celebrado a finales de agosto de ese año se habían visto las cartas de desestimiento, que él firmó el 19 de septiembre.

Sin embargo, unos días antes de hacerse efectiva su marcha, el entonces presidente de NCG le explicó que la nueva estructura de la entidad recién nacida implicaba un cambio en sus funciones y modificaciones de su contrato, a lo que se negó, por lo que desde el banco le sugirieron que lo mejor era irse.

Esa primavera había renunciado a una parte de la cifra que le correspondía por su prejubilación, que ascendió a 5,6 millones, porque no estaba de acuerdo en percibir cantidades correspondientes a la prestación de servicios anteriores.

Además le correspondían otros cuatro millones por fondos de pensiones, pero el banco nunca llegó a firmar esa renuncia que, ha insistido, no pudo materializarse porque no podía actuar "por su cuenta".

En todo caso, ha subrayado que no participó "ni en los borradores" de su contrato, y que se limitó a firmarlo en diciembre de 2010 después de que se le ofreciera "una mejora" del mismo, que elaboró los servicios internos de la entidad.

El exdirectivo desconoce por qué se modifica una de las cláusulas, renovándose con mejoras salariales y con el reconocimiento de compromisos por pensiones, pero ha asegurado que su contrato "siempre estuvo a disposición de los consejeros".

De Paredes ha explicado que solo pidió tres cosas: "que estuviera de acuerdo la comisión de nombramientos, el Banco de España y que se respetaran sus recomendaciones sobre retribuciones".

En este sentido, ha destacado que el supervisor ya les ha dado "no menos de cinco informes en los que dice que conocían los contratos", por lo que pensaba que era legal.

Durante su interrogatorio, el exdirectivo se ha mostrado "vehemente", como ha reconocido, y el presidente del tribunal, Alfonso Guevara, le ha llamado la atención y le ha espetado: "exteriorice su estrés, se juega no solo tres años, sino su fama".

Gayoso: "El Banco de España estuvo informado antes, durante y después"
Comentarios