El ferrocarril sobrepasó al avión en las conexiones con Madrid en 2022 a la espera del tren Avril

La línea de Ourense a la capital movió 1,8 millones de viajeros por 1,6 del puente aéreo
Un Ave en la estación de Ourense. EP
photo_camera Un Ave en la estación de Ourense. EP

La consolidación de la alta velocidad ferroviaria a lo largo de 2022 disparó entre los gallegos el uso del tren como medio para desplazarse hasta Madrid o viceversa, superando al avión y confirmando lo que ya se aventuraba y que ocurrió en otros territorios de España: que el Ave le pegó un mordisco al mercado aéreo. Así, si Renfe anunciaba a finales de 2022 que había movido en su red Ave y Alvia más de 1.800.000 pasajeros entre Ourense y Madrid, ayer fue Aena quien publicó las estadísticas anuales y que limitan esa cifra, redondeándola, a 1.600.000 usuarios.

Todo ello en un contexto en el que, además, el mercado ferroviario no está plenamente operativo por la ausencia de los trenes Avril, el modelo de ancho variable que permitirá extender los beneficios del Ave de Ourense a Santiago, A Coruña, Pontevedra y Vigo.

Precisamente Talgo, el desarrollador de esos nuevos trenes, confirmó ayer que avanza "satisfactoriamente" en las últimas pruebas de homologación, "que terminarán en las próximas semanas". "Se trata de pruebas complejas y exigentes que deben ser superadas con garantías", añaden. Un anuncio que llega después de que el Gobierno confirmase horas antes que los Avril no llegarían esta primavera, sumando un nuevo retraso, ya que en los primeros cronogramas políticos ya iban a operar en el año Xacobeo. Por ello, la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, criticó esta última demora. "Comprometéusenos o pasado verán e por tanto un novo atraso é un agravio a Galicia dos trens Avril, que nos parece incomprensible", denunció.

En cifras

Los aeropuertos gallegos cerraron 2022 con 5.153.837 pasajeros, una cifra que prácticamente iguala, pero no supera, a la de 2019, la que antes de la pandemia marcó el recórd gallego: habían sido 5.268.457.

Del total de pasajeros de 2022 en las tres terminales gallegas un 31%, es decir 1.603.499, tenían como origen o destino Madrid. El peso del puente aéreo con la capital de España llegó al 60% años atrás, pero se fue perdiendo con el tiempo.

En Lavacolla, los 502.555 viajeros apenas suponen el 16% del tráfico total; mientras que en Alvedro (537.471) y Peinador (563.437) representan más de la mitad del volumen de tráfico anual.

Frente a este 1.600.000 viajeros que optaron por el avión para ir o volver de Madrid, Renfe movió en sus Ave y Alvia de Ourense a la capital a más de 1.800.000 personas, confirmando así ese tirón al alza del tren.

Lugo: Ni tren, ni avión... el recurso del bus
La provincia de Lugo vive ajena a esas cifras históricas del tren y del avión en Galicia. Así, el principal aeropuerto gallego sigue lejos al no finalizarse la autovía A-54 y el tren a Ourense para enlazar con el Ave es una odisea. Y todavía más ahora que las obras de electrificación mantienen cortada la conexión, lo que obliga a los usuarios de Lugo, Sarria o Monforte a coger un bus para ir a Ourense y, de allí, a Madrid en el Ave. Una situación que está generando malestar y que confirma el aislamiento de conexiones de la provincia.
3.236.619 Pasajeros de Lavacolla en 2022, récord histórico y 11,5% más que en 2019. Santiago y Vigo recuperaron los niveles prepandemia pero a Coruña todavía no.
952.015 Pasajeros de Peinador el año pasado, casi como en 2019. 963.287 Pasajeros de Alvedro, un 30% menos que en 2019.