Viernes. 16.11.2018 |
El tiempo
Viernes. 16.11.2018
El tiempo

"La muerte de mi hija ha marcado un antes y un después para crear una sociedad mejor"

Juan Carlos Quer, con Alberto Núñez Feijó, Juan José Cortés y Santiago Villanueva, este domingo en A Pobra. LAVANDEIRA JR. (EEFE)
Juan Carlos Quer, con Alberto Núñez Feijó, Juan José Cortés y Santiago Villanueva, este domingo en A Pobra. LAVANDEIRA JR. (EEFE)

A Pobra acogió el último acto de despedida de la joven madrileña, que contó con la presencia de Alberto Núñez Feijóo y Juan José Cortes

Juan Carlos Quer ha agradecido este domingo al pueblo gallego su "solidaridad, cariño y apoyo", que les sirvió a él y a toda su familia, ha dicho, para "sobrellevar 500 días y 500 noches de dolor" en los que Diana Quer estuvo desaparecida. También ha indicado que la muerte de su hija probablemente haya marcado "un antes y un después" para crear "una sociedad mejor para todos".

Ha sido en A Pobra do Caramiñal, donde Diana desapareció el 22 de agosto de 2016, el lugar en el que ha tenido lugar el último acto de despedida de la joven madrileña, con una misa y un acto público al que han asistido Juan José Cortés, padre de Mari Luz, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y los alcaldes del Barbanza.

Juan Carlos Quer ha expresado que el deseo de su hija hubiera sido que el último acto de despedida tuviera lugar precisamente "en esta tierra". Una tierra, Galicia, y un pueblo, A Pobra, donde "tan felices hemos sido y que tan injustamente ha sido tratada por algunos medios de comunicación", ha indicado Juan Carlos Quer, quien ha invitado a todos los españoles a visitar esta comunidad autónoma, y en concreto, la comarca del Barbanza.

Juan Carlos Quer ha ensalzado el carácter "hospitalario, bueno y solidario" de los gallegos, que "nos ha dado una lección a todo el pueblo español de solidaridad, cariño y apoyo para sobrellevar 500 días y 500 noches de dolor".

También ha reconocido "el valor tan enorme del trabajo" de los cuerpos de seguridad del Estado, integrados, ha dicho, "las personas que protegen a nuestra sociedad, a nuestros hijos", y por eso ha abogado para que "eso que no se nos olvide jamás".

Juan Carlos Quer ha recalcado que la muerte de su hija Diana probablemente haya marcado "un antes y un después", y ha llamado a la sociedad española a "reaccionar" y a decir "basta ya" ante este tipo de crímenes, cuyas víctimas, ha añadido, merecen que sus muertes "no se queden en las páginas de sucesos".

Ha aprovechado la ocasión para invitar a la ciudadanía a sumarse a la campaña que encabeza, junto con Juan José Cortés, por el mantenimiento de la prisión permanente revisable, para garantizar "la protección de nuestros hijos", ya que ése es el legado que ha dejado esta trágica pérdida.

El alcalde de A Pobra, Xosé Lois Piñeiro, ha trasladado, en nombre de todos sus vecinos, su sentimiento porque el crimen haya tenido lugar en esta localidad. Piñeiro ha recalcado que "el daño a la imagen" de A Pobra que este mediático caso le pudo ocasionar es secundario en comparación con la muerte de la joven madrileña.

Al concluir el acto, junto a la iglesia de Santiago do Deán, donde antes tuvo lugar una ceremonia religiosa, los vecinos allí congregados han trasladado personalmente sus condolencias a Juan Carlos Quer.

El padre de la familia Quer ha excusado las ausencias de su exmujer, Diana López-Pinel, y de su otra hija, Valeria, por el "inmenso dolor" que les causa esta situación, y ha añadido que estaban "de corazón". 

"La muerte de mi hija ha marcado un antes y un después para crear...