jueves. 16.07.2020 |
El tiempo
jueves. 16.07.2020
El tiempo

El paro total del mejillón arranca con violencia en Vilanova

Los antidisturbios cargaron contra los piquetes que intentaron impedir la entrada y salida de mejillón del puerto de Vilanova de Arousa (Fotos: EFE)
Los antidisturbios cargaron contra los piquetes que intentaron impedir la entrada y salida de mejillón del puerto de Vilanova de Arousa (Fotos: EFE)

La primera jornada del paro total convocado por Pladimega en el sector del mejillón ha estado marcada por la violencia con la que los piquetes han intentado evitar la vuelta al trabajo de los bateeiros en Vilanova de Arousa. La Federación Arousa Norte, que no secunda el paro, trabaja en esta localidad pontevedresa.

A primera hora de la mañana, un artefacto de fabricación casera, similar a los utilizados el pasado sábado en casetas propiedad de tres agrupaciones de mejilloneros que se oponen al paro, hizo explosión en el muelle de descarga de mejillón de la localidad. Más tarde los 300 productores concentrados en el puerto lanzaron tornillos, tuercas y piedras a los barcos que llegaban con mejillón y quemaron un camión.

Los piquetes se enfrentaron también con los miembros de la Guardia Civil y la Policía que custodiaban las instalaciones del puerto, entre los que resultaron heridos cuatro agentes y varios manifestantes, todos de carácter leve. Además, dos mejilloneros han sido detenidos por las fuerzas de seguridad.

Con todo, algunos camiones consiguieron salir cargados de mejillón de los puertos de Vilanova y Vilagarcía, escoltados por la Guardia Civil y la Policía Nacional. Varios camiones fueron asediados en Vilanova por productores del sector en paro que sembraron clavos y puntas, pero una unidad especial de la Guardia Civil abrió paso para facilitar el transporte hasta los cocederos.

Pesca convoca una reunión urgente
El portavoz de Pladimega Julián García aseguró que nunca pensó que la manifestación de los productores pudiera desembocar en hechos tan graves, "que no estaban planificados". "Quedamos mal, además de no conducir a nada", insistió. Sin embargo, la plataforma también criticó la carga policial contra los manifestantes, que calificó de "brutal".

Por su parte, la Consellería de Pesca, que la semana pasada renunciaba a seguir mediando en el conflicto del mejillón y pedía a los productores que dejen de lamentarse y "negocien en positivo", ha convocado para este miércoles una reunión urgente con las tres asociaciones enfrentadas -Virxe do Rosario, Arousa Norte y Pladimega- tras los incidentes registrados en Vilanova.

Paro en el 80% del sector
El bloqueo en las ventas cuenta con el apoyo del 80% del sector, que defienden la creación de la Plataforma de Distribución de Mejillones de Galicia (Pladimega). Este martes han dejado de vender producto fresco, después de más de mes y medio de mantener cerrada la distribución a las conserveras y a los cocederos.

El portavoz de Pladimega, Julián García, condenó "enérgicamente" la colocación de artefactos explosivos en las dependencias de los colectivos mejilloneros opuestos al paro, y exigió a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que busquen a los culpables para que se esclarezca lo sucedido a la mayor brevedad posible.

García aseguró que secundan el paro más asociaciones de las previstas, ya que las de Vigo, Bueu y la Ría de Pontevedra se han unido a última hora. En total 2.700 bateas de las 3.361 que hay registradas en las rías gallegas no trabajan este martes, en una decisión que afectará también a los mercados de Italia y Francia, consumidores de mejillón gallego.

Una unidad que no llega
"No se trata de vender más que nadie, pero tampoco es justo vender menos que nadie", subrayó García, quien insistió en la necesidad de que el sector esté unido para hacer frente también a la comercialización de los mejillones foráneos, que este año ha sido mayor que nunca.

Por su parte, el portavoz de la Organización de Productores de Mejillones de Galicia (Opemega), Francisco Dios, quien también condenó los actos vandálicos del fin de semana, criticó los precios "tan tirados" a los que se vende el mejillón en Galicia.

En la misma línea se mostró el presidente de la Asociación Gallega de Mejilloneros, Agustín Pose, quien hizo un llamamiento a la unidad para que "podamos seguir viviendo dignamente del sector mejillonero". Pose también rechazó la colocación de los artefactos este fin de semana en dependencias de los colectivos minoritarios.

El paro total del mejillón arranca con violencia en Vilanova
Comentarios