Viernes. 16.11.2018 |
El tiempo
Viernes. 16.11.2018
El tiempo

El fiscal pide 33 años de prisión para un vecino de A Mariña acusado de abusar de sus hijas menores

El hombre, residente en A Mariña, acusado de abusar sexualmente de sus dos hijas menores
El hombre, residente en A Mariña, acusado de abusar sexualmente de sus dos hijas menores
Los hechos que se investigan se remontan a 2015 cuando las dos niñas tenían cuatro años ► Había sido condenado en 2003 por tenencia de pornografía infantil

La Fiscalía solicita 33 años de cárcel para un hombre que compareció este jueves ante la Audiencia provincial de Lugo, acusado de abusar sexualmente de sus dos hijas, menores edad, mientras que la acusación particular eleva su demanda a 36 años de reclusión por unas prácticas que califica de "abyectas y perversas".

La vista oral del juicio contra el acusado, un periodista de unos 45 años de edad residente en la comarca de A Mariña padre de tres hijos de su matrimonio –dos niñas gemelas y un niño– comenzó a puerta cerrada, por "respeto a la intimidad de los menores y de su familia". 

El acusado acudió custodiado por agentes de la Guardia Civil procedente del centro penitenciario de Teixeiro, donde se encuentra recluido en régimen de prisión preventiva. 

Se da la circunstancia de que ya había sido condenado en 2003 a otros tres años de cárcel por un delito de tenencia de pornografía infantil, una práctica que en aquel momento había justificado en que estaba recopilando material para escribir un libro sobre la pederastia que, finalmente, llegó a publicar.

"Se trata de un círculo en el que los pedófilos no buscan un lucro económico, sino intercambiar entre ellos material"

Los abusos sexuales contra sus hijas de los que se le acusa habrían sucedido en 2015, cuando las niñas tenían cuatro años de edad, y tomó fotografías muy explícitas de esos actos para luego distribuirlas en un servidor de internet denominado Pedoleaks, dentro de la red restringida Tor. Según la Fiscalía, el servidor estaba reservado "a un reducido círculo de pedófilos" y era muy "difícil" acceder a él.

"Se trata de un círculo en el que los pedófilos no buscan un lucro económico, sino intercambiar entre ellos material de alta calidad, al que no se tendría acceso fuera de un ámbito restringido. Dentro de Pedoleaks, el acusado alardeaba de tener acceso a menores para poder producir contenido pornográfico, manifestando que llevaba un año teniendo sexo con su hija de cinco años", indica la Fiscalía.

En ese foro, el acusado colgó las fotografías que hizo durante los "actos sexuales con sus hijas" y para probar que "era él mismo quien participaba y que no se trataba de material elaborado por otras personas, colgó incluso una foto dedicada para uno de los usuarios". Llegó a preguntar en ese mismo foro a otros usuarios "qué querían ver" y se ofreció para realizar "actos sexuales a la carta, siempre que no se vieran las caras de las niñas", añade la Fiscalía.

Las menores no presentan "lesión física alguna derivada de estos hechos, ni parecen mostrar síntomas de problemas emocionales ni cognitivos, aunque sí síntomas ocasionales de problemas funcionales", como pesadillas, y "conductas hipersexualizadas, anormales para niñas de su edad", apunta.

La madre se encuentra a "tratamiento" y las menores "ya muestran una serie de secuelas"

El abogado de la acusación particular –que representa a la madre y a su familia–, Gerardo Pardo de Vera, aseguró que los hechos juzgados "son gravísimos", porque "pone los pelos de punta observar las imágenes, las fotografías que ponen de manifiesto lo abyecto y lo perverso a lo que puede llegar un hombre en la relación con sus propias hijas menores de edad".

El letrado afirmó que "la madre está mal" y en "tratamiento", pero "intentado superar la situación y muy pendiente de sus hijas", que "ya muestran una serie de secuelas y, además de un daño potencial, que desde el punto de vista psicológico-forense se producirá en el desarrollo de su personalidad".

Por su parte, la defensa indicó que pedirá "la libre absolución" de su patrocinado, al entender que muchas de las pruebas formuladas por la acusación serán declaradas "nulas", dado que no se respetaron los derechos del acusado ni las garantías procesales en el proceso para obtenerlas, porque no fueron conseguidas previa orden judicial. 

La Fiscalía pide para el acusado doce años de prisión por cada uno de los delitos de abuso sexual y nueve años por distribución de pornografía infantil, además de la prohibición de acercarse o comunicarse con su exmujer o cualquiera de sus tres hijos durante treinta años y otros veinte años, después de dejar la cárcel, de libertad vigilada.

El fiscal pide 33 años de prisión para un vecino de A Mariña...
Comentarios