viernes. 27.05.2022 |
El tiempo
viernes. 27.05.2022
El tiempo

Los dirigentes de Resistencia Galega aceptan 28 años de cárcel

García Matos y Asunción Losada Camba, en la Audiencia Nacional. J.J.GUILLÉN
García Matos y Asunción Losada Camba, en la Audiencia Nacional. J.J.GUILLÉN
Uno de los acusados asegura su militancia "nunca estuvo orientada hacia el terror, sino hacia el amor por Galicia"

Los jefes de Resistencia Galega han aceptado en el juicio 28 años de prisión al confesar delitos terroristas, entre ellos integración como dirigentes en la banda, y otros dos acusados pactaron cuatro y tres años de cárcel, si bien uno de ellos ha aclarado que no les movía el terror sino el "amor a Galicia".

Los dirigentes de la banda, Antón García Matos, alias Toninho, y Asunción Losada Camba, y los miembros de la misma Miguel García Nogales y Xoan Manuel Sánchez Rodríguez, han llegado este lunes en la Audiencia Nacional a un acuerdo con el fiscal y la abogada de la acusación popular, ejercida por la Asociación Víctimas del Terrorismo, que han rebajado sus peticiones de penas al confesar los acusados los delitos.

En sus conclusiones provisionales la Fiscalía pedía 51 años de prisión para los dos jefes de la organización y 12 para los otros dos integrantes.

En la vista y fruto de dicho acuerdo, que se plasmará en la sentencia que dictará la Audiencia Nacional, los dos primeros han reconocido ser autores de los delitos de pertenencia a organización terrorista en su condición de dirigentes, fabricación de explosivos, falsedad documental y tenencia ilícita de armas, y los otros dos han confesado el de integración en la banda.

Tan solo Xoán Manuel Sánchez Rodríguez ha hecho uso de su derecho a la última palabra para manifestar que aunque reconoce los hechos que se le imputan y acepta la sentencia del tribunal considera que ni a él ni a los otros acusados les define el calificativo de terroristas.

"Mi militancia nunca estuvo orientada al terror sino al contrario hacia el amor, milito por amor a Galicia, que es un país que está en periodo de extinción", ha concluido.

En su escrito de acusación el Ministerio Público indica que Antón García Matos y Asunción Losada Camba, detenidos en junio de 2019 en Vigo (Pontevedra), dirigían esta banda terrorista con el objetivo de lograr la independencia de Galicia respecto de España y una parte del norte de Portugal "justificando el empleo de la violencia contra personas y bienes como único medio de lograr sus propósitos".

Añade que en noviembre de 2005 se había llevado a cabo una operación policial destinada a la desarticulación de esta organización en el desarrollo de la cual ya fueron arrestados, entre otros, Antón García Matos y Miguel García Nogales.

El fiscal explica que a pesar de que en el domicilio de este último fueron hallados útiles preparados para la falsificación de documentos de identidad de Antón García Matos y Asunción Losada Camba todos fueron puestos en libertad, lo que aprovecharon los dirigentes de la banda para refugiarse en Portugal, desde donde siguieron desarrollando sus actividades ilícitas.

En el momento de su detención, en junio de 2019 en Vigo, Asunción Losada Camba portaba un sobre con 1.250 euros y cinco hojas con notas manuscritas en las que se indicaban las actividades operativas de la organización a llevar a cabo en fechas próximas.

En el domicilio de Fornelos de Montes en el que se ocultaban entonces García Matos y Losada Camba se hallaron, entre otros efectos, una pistola, un revólver, un subfusil, munición, 2.475 euros en efectivo, DNI para trasladarse con filiación distinta a la real y anotaciones con información de personas e instalaciones contra los que atentar.

Igualmente ambos acusados tenían ocultos en un garaje situado en la localidad portuguesa de Coimbra, entre otros efectos, 122 bombas de palenque, 43 artefactos de PVC con pólvora, relojes para utilizarlos como temporizadores, varios metros de mecha, cajas llenas de cartuchos de pólvora y un bote con clorato potásico. 

Los dirigentes de Resistencia Galega aceptan 28 años de cárcel