viernes. 27.11.2020 |
El tiempo
viernes. 27.11.2020
El tiempo

La defensa del presunto parricida de Oza pide que sea internado en un psiquiátrico

El acusado de matar a su hijo de 11 años en Oza durante el juicio. CABALAR (EFE)
El acusado de matar a su hijo de 11 años en Oza durante el juicio. CABALAR (EFE)

Alega que tenía "anuladas" sus facultades, frente a la Fiscalía y las acusaciones que creen que mató a su hijo para "vengarse" de la madre 

La defensa del hombre acusado de matar, en el Día de la Madre de mayo de 2017, a su hijo de 11 años en Oza-Cesuras ha pedido, en sus alegatos ante el jurado, el internamiento de su cliente en un psiquiátrico sea o no considerado un "enfermo mental", como sí lo es para él. 

Así lo ha expuesto en la última y séptima sesión del juicio, que ha acogido la Sección Primera de la Audiencia Provincial de A Coruña y antes de que el jurado comience a deliberar. 

El letrado de M.J.M.M. --para el que Fiscalía, acusación particular y popular y la Xunta piden prisión permanente revisable por un delito de asesinato en concurrencia con otro de lesiones psíquicas y las agravantes de parentesco y de género-- ha justificado su petición de libre absolución y, subsidiariamente, que se aplique eximente completa o incompleta a su cliente. 

"Técnicamente mantengo la no autoría", ha señalado apuntando a que no hay "una cámara, un testigo directo o una declaración de su acusado" que corrobore que es el autor de los hechos. "Aunque hay indicios de que podría ser él", ha reconocido, no obstante, antes de su intervención en el juicio, en declaraciones a los periodistas. 

Por ello, ya en la vista oral, ha explicado que "si se acredita" que su cliente --en cuya ropa se encontraron restos de la sangre del menor-- fue el autor debería, en su opinión, aplicarse una eximente completa. Por tener "anuladas sus facultades", ha expuesto en base al argumento defendido por esta parte de que el acusado sufrió un "brote psicótico" el día de los hechos. 

De no estimarse, y para una eximente incompleta, ha considerado que debería tenerse en cuenta que sus facultades estaban "limitadas". Como atenuante, ha planteado también una "disminución de los efectos del daño". "El hallazgo del cadáver --del menor- fue única y exclusivamente por la colaboración de mi cliente", ha afirmado a este respecto.

"ENFERMO MENTAL O CUERDO". Además, ha recalcado, en base a las conclusiones del psiquiatra que aportó esta parte, que la medicación que recibía su cliente "era compatible con la psicosis". "Marcos no es una persona normal, ve realidades que no existen y no recuerda realidades que sí existen", ha dicho aludiendo a este informe. 

Por todo ello, ha asegurado que el jurado se encuentra ante dos escenarios posibles, de dar por probada la autoría del acusado: "meter" a "un enfermo mental" en un psiquiátrico o a "un cuerdo". 

"La peor faena que podemos hacerle a un cuerdo", ha sentenciado en una intervención en la que ha tildado de "sencionalismo macabro y barato" la actuación de la fiscal en relación con las explicaciones requeridas sobre el cadáver del niño.

"VENGARSE" DE SU EXMUJER. Por su parte, la representante del Ministerio Público --crítica con la cuestiones planteadas por la defensa y, en especial, con el informe del psiquiatra que esta parte aportó-- ha argumentado que el acusado "planificó" la muerte de su hijo. "Le asesinó de fomra sorpresiva", ha recalcado. 

"Su objetivo era conseguir el mayor daño posible y no le importó tener que matar a su propio hijo", ha dicho relacionando este asesinato con la pretensión de "vengarse" de su exmujer. 

"Ya lo avisó", ha expuesto en relación a mensajes difundidos, presuntamente, por el acusado por redes sociales y que el abogado de este ha incidido en que no ha quedado "acreditado" que fuese el autor. "El niño fue golpeado de forma brutal y violenta", ha insistido la fiscal sobre los golpes que recibió y compatibles, según los forenses, con una pala que se halló en el lugar donde estaba el cadáver. 

"Una auténtica ratonera", ha descrito, a su vez, la abogada de la acusación particular, para quien el procesado trasladó al menor a este lugar "con ánimo de matarlo, para matar en vida a su madre". Por otra parte, ha expuesto que lo hizo porque asesinar a su exmujer era "muy difícil". "No iba sola ni a comprar", ha expuesto al relatar que su clienta fue víctima de maltrato y vivió "una tortura" con él.

DISTINGUE "EL BIEN Y EL MAL". "No actuó por un trastorno mental ni crónico ni transitorio", ha señalado antes la fiscal, recordando que fueron "nueve los psiquiatras" que lo vieron desde 2009 y "dos" los que hicieron una evaluación del acusado en los meses posteriores a su detención. 

En este argumento han coincidido todas las acusaciones, quienes, en base a estos informes médicos, apuntaron a un "trastorno de personalidad y adaptativo" del procesado. 

"Pero distingue el bien y el mal", ha insistido la abogada de la madre, quien ha calificado de "frialdad escalofriante" la actitud del acusado, que ha rechazado al término del juicio su derecho a manifestar algo. 

A estas afirmaciones, la letrada de la Xunta ha sumado el que el acusado "incurriese en nnumerosas contradicciones". "Lo hizo con plena conciencia", ha añadido sobre el asesinato del menor. En la misma línea, para la acusación popular, ejercida por la Asociación Clara Campoamor, es "evidente" que el acusado "mató" a su hijo y lo hizo de "forma brutal".

Las acusaciones han apelado también a la existencia de alevosía al considerar "obvio" que el menor no pudo defenderse. Mientras, han vinculado con una "estrategia" el que el acusado asegurase en el juicio no recordar lo que había sucedido ese fin de semana tras ser detenido el 8 de mayo, un día después de cometerse el crimen. 

La defensa del presunto parricida de Oza pide que sea internado en...
Comentarios