miércoles. 28.10.2020 |
El tiempo
miércoles. 28.10.2020
El tiempo

"En Viveiro se dijo que los boticarios asesinaban por la grasa humana"

La historiadora Natalia Monje recoge en el libro 'Mala cosecha' casos oscuros como el rumor lucense del siglo XIX

La historia gallega oculta, tanto en sus saberes populares como en fondos documentales, las más peculiares atrocidades que diluyen la leyenda y la realidad, como el asesinato de un niño para beberse su sangre por la creencia de que esto curaba la tuberculosis o el rumor que aseguraba que los boticarios de Viveiro mataban a otras personas para usar su grasa en las medicinas, son sólo ejemplos de un pasado singular.

La periodista e historiadora coruñesa Natalia Monje ha aglutinado en su libro Mala cosecha (Editorial Odeón), que presentará este jueves en A Coruña, numerosos sucesos oscuros investigados durante años a lo largo de toda España, de los que muchos de los más aterradores llevan sello gallego. Su ensayo dedica largas páginas a los bebedores de sangre, un campo en el que se mezclan la realidad y las creencias, pues estos actos salvajes derivan de los consejos arrojados por algunos curanderos del siglo XIX que creían que bebiendo sangre humana, sobre todo de niño, podría curarse la tuberculosis, detalla Natalia Monje.

Era una época de muchas hambrunas, en la que los médicos recomendaban a la gente con anemias ir a los mataderos para que les dieran vasos de sangre y reponerse así de esta dolencia, una cura que se aplicó equivocadamente a la infección mortal para la que no había tratamiento.

La gente dice que muchas personas echan mal de ojo sin querer simplemente porque tienen una mirada fuerte

Un ejemplo real, documentado y juzgado, fue el ocurrido en Agolada (Pontevedra), en el que se demostró que el asesinato había sido realizado por un móvil vampírico. El pueblo comenzó a buscar a un niño de 19 meses que había desaparecido. "En aquella época los niños, incluso tan pequeños, jugaban solos delante de las casas", narra la escritora. Entonces, lo encontraron enterrado en estiércol en la casa de sus vecinos.

Estos lo habían secuestrado, lo habían asesinado y, como ellos mismos confesaron, le habían sacado la sangre para que la bebiera uno de los miembros de la familia, un joven de quince años que tenia tuberculosis.A raíz de escándalos como este, se creó una verdadera "histeria social", en la que la gente, con el "ánimo muy avivado", comenzó a rumorear sobre la existencia de vampiros.

Muestra de ello fue un caso acaecido en Vigo también en el siglo XIX, en el que un hombre invitó a una niña a tomar un helado y de pronto la muchedumbre lo rodeó al grito de "¡Es el vampiro!". Tras la acusación popular y un intento de agresión, la guardia lo rescató y corroboró que el sospechoso no había cometido ningún crimen.

El libro Mala Cosecha ha sido galardonado con el IX Premio Juan Antonio Cebrián de Divulgación Histórica

VIVEIRO. En lo que a incriminaciones se refiere, Natalia Monje no duda en citar un documento del Archivo del Reino de Galicia que se llama "Proceso de averiguación de quién esparció la voz de que en las boticas de Viveiro se matan hombres y mujeres para aprovecharles la grasa en las medicinas". Se trata de una denuncia interpuesta por unos boticarios de Viveiro en el siglo XIX a raíz del rumor que decía que ellos mataban a personas para sacarles la grasa y hacer medicamentos.

Es un hecho documentado que se hacían medicinas con grasa humana, pero no que se matara a gente para ello, por lo que nunca se evidenció que esos hombres asesinasen, ni tampoco se llegó a descubrir la motivación de quién difundió este rumor.

VALGA. Otra de las pintorescas temáticas que ha investigado mediante conversaciones con gente de avanzada edad en la zona de Valga tiene que ver con el mal de ojo, ese poder que poseía un individuo normal para provocar desgracias en otro ser sólo con mirarlo, una creencia popular "que sigue muy vigente". "Una de las cosas que me sorprendió es que la gente dice que muchas personas echan mal de ojo sin querer simplemente porque tienen una mirada fuerte que puede hacer el mal y por eso llevan unas gafas de sol siempre", abunda Monje.

De ahí proviene la historia del señor que siempre iba al mercado con las gafas de sol y cuando se las levantó el buey que tenía delante se cayó desplomado y muerto. "Esto en los pueblos de Galicia te lo cuenta todo el mundo", asegura aún sorprendida esta periodista.

La historia y las leyendas se funden así en ese "patrimonio inmaterial" tan rico del rural gallego que la escritora ha querido guardar en su libro Mala cosecha, que ha sido galardonado con el IX Premio Juan Antonio Cebrián de Divulgación Histórica. 

"En Viveiro se dijo que los boticarios asesinaban por la grasa humana"
Comentarios