Martes. 26.03.2019 |
El tiempo
Martes. 26.03.2019
El tiempo

Cruce de versiones en el juicio contra el millonario luso acusado de intentar matar a su mujer

El empresario portugués Carlos I.P. durante el juicio que se sigue contra él en la Audiencia de Pontevedra. SALVADOR SAS (EFE)
El empresario portugués Carlos I.P. durante el juicio que se sigue contra él en la Audiencia de Pontevedra. SALVADOR SAS (EFE)

'El señor del acero' alega que fue la joven modelo la que le atacó a él cuando ambos compartían habitación en un hotel de Vigo

Cruce de versiones en el mediático juicio iniciado este jueves en la Audiencia de Pontevedra contra el empresario Carlos Inácio Pinto, acusado de intentar asesinar a su esposa, la joven modelo rumana Eliza G.P. El veterano ingeniero civil, de 59 años, sostiene que fue su pareja, de 29 y a la que conoció por Internet en una página de contactos, la que le atacó con una maza de cantero mientras ambos estaban en el baño.

Aunque pudo esquivar el golpe "porque la vi por el espejo", ambos forcejearon y en esa lucha fue cuando, dijo, ella se golpeó varias veces en la cabeza, primero contra la bañera y después contra el marco de la puerta, lo que le produjo hasta cinco heridas en el cráneo.

La versión de la mujer fue diametralmente opuesta. Tal y como refleja el fiscal en su escrito, mantuvo que esa mañana del 2 de mayo de 1016 ambos se encontraban en un céntrico hotel de Vigo (a donde habían acudido en viaje de negocios) y que mientras se estaba dando crema, él la golpeó fuertemente con la maza en la base del cráneo. El ataque continuó y ambos rodaron desnudos por el suelo, donde el empresario la intentó estrangular y continuó golpeando la cabeza contra el suelo.

Como pudo, consiguió salir al pasillo, donde pidió ayuda al personal del hotel. A los pocos minutos, se personó una ambulancia y la Policía, que arrestó a Carlos Inácio, después de que éste sufriese una leve insuficiencia cardíaca.

Durante el interrogatorio a ambos implicados en la disputa, trascendió la crítica situación económica en que se encontraría el otrora 'Señor del aço' (sobrenombre con el que era conocido en Portugal por su contrato de exclusividad con una importante firma española del sector del acero). También salieron a la luz seguros de vida que habría firmado la modelo, si bien en sala negó que esa fuese su firma.

El juicio, que fue seguido por varios medios de comunicación portugueses, continuará el próximo día 28 debido a la incomparecencia de una testigo que la defensa considera fundamental para sostener su hipótesis.

Cruce de versiones en el juicio contra el millonario luso acusado...
Comentarios