jueves. 09.04.2020 |
El tiempo
jueves. 09.04.2020
El tiempo

La costa gallega se 'caribeñiza'

Numerosos bañistas en la playa de Samil este verano. EFE
Numerosos bañistas en la playa de Samil este verano. EFE

Galicia está batiendo récords este verano en la temperatura del agua del mar, que llegó a alcanzar 22 grados en las Rías Baixas, cuando lo habitual es que no pase de 18. La subida también se notó en la costa lucense y coruñesa, donde se rozaron los 21

La costa gallega está este verano más caliente que nunca. Una buena noticia para aquellos bañistas a los que les cuesta más meterse en el mar en la comunidad, característico por sus aguas particularmente frías pero que en esta temporada estival está haciendo historia por sus temperaturas, que han llegado a superar en tres o cuatro grados la media mensual, lo que hace mucho más agradable darse un chapuzón.

Las Rías Baixas es la zona donde encontramos las aguas más cálidas. El mes pasado se registraron hasta 22 grados de máxima, especialmente en la zona de Vigo. "Una anomalía y una rareza porque lo normal es que se sitúe por debajo de los 18", explica Juan Taboada, que trabaja en predicción meteorológica en Meteogalicia. También en la Illa de Cortegada se observa una sensación térmica dentro del agua similar a la ría olívica. En Ribeira se rozaron los 21 grados, igual que ocurrió en las playas de Muros. E incluso en las Cíes, donde el agua acostumbra a estar mucho más fría, se rondaron los 20 grados, unos valores que se han ido suavizando en las dos últimas semanas pero que, aún así, siguen por encima de la media.

Esta calidez no solo se ha dado en la costa pontevedresa. También en aguas coruñesas se ha podido disfrutar de un baño especialmente agradable. Desde Meteogalicia, situaron las temperaturas por encima de los 20 grados, llegando incluso a alcanzar los 21 en zonas como Estaca de Bares.

Este fenómeno que tanto sorprende en el litoral atlántico no es tan atípico en aguas lucenses. Afortunada es la costa cantábrica, donde se alcanzan cada verano los 20 grados con facilidad. "Una cosa paradójica que a mucha gente le sorprende", comenta Juan Taboada, a lo que añade que "normalmente hay más nubes y un poco menos de temperatura en el aire, pero sus aguas suelen estar más calientes que en los litorales de A Coruña o Pontevedra".

LAS RAZONES. Ahora bien, ¿cuáles son las causas de este atípico calentamiento del mar? Existen varios factores que influyen en la producción de este fenómeno. Lo primero que debemos entender, según afirma Taboada, es que el viento predominante en Galicia es el del norte o noroeste, lo que, por norma general, mueve las aguas y las hace enfriar. Sin embargo, "este verano está siendo muy anómalo. Tuvimos unos días en los que el cielo estaba cubierto e incluso hubo algunos días de lluvia, pero el viento soplaba del sur", cuenta el experto. Después, ya avanzado el mes de julio y sobre todo agosto, llegó el calor a Galicia, "también sin viento", aunque en las zonas entre Bares y Fisterra sí se registró aire del norte. Todos estos factores hicieron que "el agua se calentase más de lo normal", a lo que hay que añadir que, "con la radiación solar y la temperatura que hubo esos días. alcanzamos los 20 grados" con facilidad, explica Juan Taboada.

RÉCORD HISTÓRICO. Es difícil conocer toda la historia de las temperaturas del agua en Galicia. No suele haber series de registros muy largos porque "el mar es un medio que por su propia naturaleza es complicado de medir en continuo", comenta Taboada. "Es muy corrosivo y dejar un termómetro o una boya midiendo durante muchos meses" se hace una tarea especialmente "difícil", añade. Sin embargo, este meteo

rólogo afirma que nunca se han llegado a registrar temperaturas que superen los 21 o 22 gradMedusa. EFEos en la costa gallega. A pesar de que hay otras zonas, como el Caribe o Mediterráneo, donde es habitual que el mercurio sumergido rebase los 27 grados, en la comunidad "ese es un tope que no hemos visto porque siempre termina llegando algo de viento norte o días nublados", afirma Taboada. Y es que, recalca, "no nos debemos olvidar de que estamos en Galicia y de que el mal tiempo es una de sus características principales".

Por esta razón hay que disfrutar más que nunca de los chapuzones en el agua. Aunque quizás haya que darse prisa y no dejar escapar ninguna oportunidad, ya que no se puede determinar con claridad hasta cuando durará este fenómeno. Por lo de pronto las temperaturas del agua ya han bajado ligeramente con respecto al mes pasado —todo lo contrario que las atmosféricas—, si bien todavía no han alcanzado sus niveles habituales. Ahora se sitúan en torno a los 17 o 18 grados en las Rías Baixas y 18-20 en A Mariña lucense y rondan los 15 en la Costa da Morte y en zonas de A Coruña y Ferrol. "Aún no ha acabado de soplar suficiente viento del norte", explica Taboada, que apunta a un progresivo enfriamiento. ¿Volverán a darse estos niveles? No se puede saber a ciencia cierta, pero hay que tener en cuenta que "este verano está siendo cambiante y atípico en lo atmosférico". Además, recalca Taboada que la meteorología es una ciencia abierta a la sorpresa, por lo que "puede haber alguna situación en la que llegue a subir algo más"

¿Aguas calientes es sinónimo de más medusas?
 
¿Agua más caliente es sinónimo de llegada de más medusas a las playas? Alfredo López, biólogo marino en el Cemma, explica que esta situación solo se daría "se as nosas augas entran en contacto con outras máis quentes doutras áreas do Atlántico". Sin embargo, para que se produzcan estos cambios tienen que darse a largo plazo, provocando variaciones permanentes, según López.

Nuevas especies
Según este biólogo marino, en los últimos años "apareceron especies de distribución tropical e peixes que non son habituais nas nosas costas".

La costa gallega se 'caribeñiza'
Comentarios