Siete conselleiros renuncian a sus actas de diputados para centrarse en la Xunta

 Solo los vicepresidentes Rueda y Conde mantienen su escaño en el Parlamento. Feijóo agradece el gesto de su equipo y defiende que su intención es "unir o país"
Toma de posesión de los conselleiros del Gobierno gallego en septiembre de 2020. AEP
photo_camera Toma de posesión de los conselleiros del Gobierno gallego en septiembre de 2020. AEP

Siete de los once conselleiros que componen el equipo de Alberto Núñez Feijóo en la Xunta renunciarán a sus actas de diputados y diputadas en el Parlamento gallego para "dedicarse exclusivamente ao Goberno", según avanzó este miércoles el presidente gallego en la sesión de control, la primera del nuevo curso político. De este modo, solo mantendrán su acta los vicepresidentes Alfonso Rueda y Francisco Conde, junto al propio Feijóo, mientras que el resto del quipo se centrará en su papel en la Xunta. De los once conselleiros había dos que no tenían escaño, la titular de Emprego María Jesús Lorenzana y el de Sanidade, Julio García Comesaña. Mientras, sí dejarán su acta Rosa Quintana (Mar), José González (Medio Rural), Fabiola García (Política Social), Ethel Vázquez (Infraestruturas), Ángeles Vázquez (Medio Ambiente), Román Rodríguez (Educación) y Valeriano Martínez (Facenda).

En su cara a cara con Ana Pontón, Feijóo contrapuso las tensiones internas en el seno del BNG o del PSdeG con la unidad que exhiben el PPdeG y la Xunta. "A min o que me interesa é unir o país", reflexionó el presidente, que frente a esa división interna de otros partidos y de otros gobiernos autonómicos como el catalán, sacó pecho por su equipo de trabajo. "Os conselleiros van renunciar ás súas actas para dedicarse exclusivamente ao Goberno salvo os dous vicepresidentes, un xesto que quero agradecerlles" y que cree que serían "incapaces" de replicar en el BNG o el PSdeG, dijo un Feijóo que terminó su primera intervención del curso político en el Parlamento con su habitual "Galicia, Galicia, Galicia".

ANÁLISIS. Las renuncias responden, según fuentes internas, a la intención de Feijóo de dedicar exclusivamente su Gobierno a la gestión de la Xunta, ya que compatibilizar el trabajo de conselleiro con el de diputado es complejo. Un conselleiro tiene que asistir a los plenos y preparar sus intervenciones en su condición de parlamentario, lo que le resta tiempo para el trabajo ejecutivo. En todo caso, Feijóo mantiene a los dos vicepresidentes con escaño, ya que la legislación gallega obliga a que el presidente de la Xunta tenga acta en el Parlamento y, en caso de que Feijóo tuviese que renunciar por cualquier razón, alguno de sus lugartenientes en la Xunta podría ocupar su puesto, mientras que si estuvieran fuera de O Hórreo habría que buscar otra alternativa dentro del grupo popular, como Pedro Puy. En este sentido, se trata de un ejercicio de simple prudencia.

Comentarios