Concluye el décimo día de búsqueda sin rastro de los dos últimos desaparecidos

La búsqueda de los dos tripulantes que continúan desaparecidos diez días después de que naufragase el pesquero Santa Ana frente al Cabo Peñas ha quedado hoy suspendida sin que los buzos ni las lanchas, medios aéreos y personal de tierra haya encontrado rastro de ellos.

De los nueve tripulantes que llevaba el Santa Ana cuando naufragó aún permanecen desaparecidos el gallego Manuel María Tajes (mecánico) y el contramaestre portugués Víctor José Farinhas Braga.

El trabajo de los buzos, que a partir de mañana se verán reducidos a la mitad, se reanudó a primera hora en las proximidades del barco tras quedar descartado ayer que los cuerpos de los dos tripulantes estuvieran en el interior del pecio.

Tras tres inmersiones, el trabajo de los buzos de Salvamento y de la Guardia Civil quedó suspendido a las 12:30 horas dado que el estado de la mar fue empeorando e impedía el trabajo de los especialistas con seguridad.

Fuentes de la Guardia Civil han informado a Efe de que los buzos ampliaron la zona de búsqueda en dirección a la costa siguiendo las corrientes que presumiblemente podrían haber arrastrado los cuerpos.

Su trabajo continuará mañana, si bien sin la presencia de los quince integrantes del Equipo de Buceo Técnico Avanzado a Gran Profundidad de los GEAS, que volverán a su base y dejarán el rastreo en manos de los buzos de la Guardia Civil de Asturias y de Salvamento Marítimo.

Los familiares de los dos tripulantes desaparecidos que aún permanecían en Avilés también han regresado hoy a sus domicilios, tras haber facilitado muestras de ADN.

Guardia Civil y Salvamento Marítimo han intensificado la búsqueda con sus medios aéreos y de superficie, atendiendo a las corrientes marinas.

Hasta ahora se había insistido en el interior del barco, de donde se han recuperado cuatro cuerpos desde el viernes, ya que el único superviviente, el gallego Manuel Simal Sande, segundo patrón del barco, relató que la tripulación se encontraba durmiendo cuando se produjo el accidente.

El remolcador Alonso de Chaves se ha mantenido en la zona del pecio, mientras que la Salvamar Rígel ha centrado su búsqueda entre Cabo Peñas y Cabo San Lorenzo, y la Salvamar Capella, entre Muros del Nalón y la zona donde se produjo el naufragio.

La Guardamar Concepción Arenal ha rastreado el mar entre Lastres y Unquera, mientras que la patrullera Río Nalón de la Guardia Civil lo hizo entre Cabo San Lorenzo y Colunga.

Por aire, el avión Sasemar 103, centró hoy la búsqueda entre la desembocadura del Nalón hasta el límite con Cantabria, rastreo en el que relevaron también los helicópteros de Bomberos de Asturias, Guardia Civil y Helimer 203.

Efectivos de Protección Civil, Guardia Civil y Cruz Roja rastrearán a pie playas y costa entre San Esteban de Pravia y Llanes.

El lunes los buzos recuperaron los cuerpos del joven asturiano Marcos del Agua Chacón, que formaba parte de la tripulación como alumno en prácticas, y del segundo marinero indonesio fallecido en el naufragio, Wasito.

Entre el viernes y el sábado fueron recuperados del interior los cuerpos del marinero gallego Lucas José Mayo y el mecánico indonesio Suherman Hasan, que se sumaron a los dos cadáveres recogidos del mar poco después del naufragio, el del patrón portugués Francisco Gomes Fragateiro y el del cocinero gallego Manuel Indalecio Mayo Brea.

Comentarios