jueves. 28.05.2020 |
El tiempo
jueves. 28.05.2020
El tiempo

Cea homenajea a su pan y reparte unas 3.000 piezas

Una mujer en un puesto de venta de pan, en Cea
Una mujer en un puesto de venta de pan, en Cea
Su mezcla de tradición e innovación le llevó a convertirse en 2004 en la primera Indicación Geográfica Protegida

Galicia rindió homenaje este fin de semana al pan de Cea, una fiesta gastronómica que se celebra desde 1991 y que ha ido adquiriendo con el paso de los años mayor popularidad hasta situar a esta pequeña localidad de cerca de 3.500 habitantes como la meca del pan gallego, primero con sello europeo.

El pan de Cea es uno de los mejores de España e incluso de Europa, principalmente por la mezcla de tradición e innovación, hito que le llevó a convertirse en 2004 en la primera Indicación Geográfica Protegida (IGP) de Europa en amparar un producto tan singular como el pan.

De hecho, este pan tiene tantos siglos como el monasterio de Santa María la Real de Oseira, a cuya historia está vinculado ya desde el siglo XIII, cuando el abad obtuvo del Rey Sancho IV el privilegio por el que concede al coto de Cea Iglesia feria mensual. El trigo, los hornos de leña y una técnica secular preservan el sabor tradicional.

El alcalde de la localidad, José Luis Valladares, ha destacado en declaraciones a Efe el "éxito rotundo" de esta cita gastronómica, que cada año congrega a más de "cinco mil personas" en torno al Campo de la Saleta, para disfrutar del "mejor pan del mundo".

Como anticipo, la localidad realizó este sábado una ruta por los 18 hornos tradicionales que forman parte de la Identificación Geográfica con el objeto de conocer el proceso de elaboración de este producto, que se diferencia de otros panes gallegos. Tal y como ha detallado el presidente del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida, Carlos Rodríguez, este producto, que se vende en piezas, de entre 1 y 1,2 kilos, también conocidas como "poias", pasa por un refinado proceso, que consta de siete pasos, desde el amasado hasta la maduración.

El resultado es la obtención de un pan de corteza uniforme y estrías características que se vende en una bolsa con su pertinente contra-etiqueta.

Otra de sus singularidades, ha comentado Rodríguez, es que "aguanta perfectamente cinco o seis días, con todas sus propiedades intactas". Esto le ha permitido imprimir un sello internacional, que se ve reflejado cada año en sus ventas. De hecho, la localidad ha conseguido vender el año pasado "700.000 piezas", de las cuales más de la mitad se exportan a países como Alemania, Inglaterra y también a puntos tan lejanos, como Australia. Además, el presidente de la indicación ha destacado la presencia de este producto en la feria de Torino, en Italia, una de las más importantes en este sector.

No en vano, los organizadores presumen de una de las fiestas con más productos de todas las denominaciones de origen e IGP de Galicia.
Para acompañar al pan, esta fiesta declarada de Interés Turístico y que atrae cada año a visitantes de toda Galicia ha repartido todo tipo de productos gallegos con sello propio como el Jamón de la Cañiza, empanada gallega, carne ó caldeiro, pulpo, quesos del país, regados con miel y acompañados de vinos de las cinco denominaciones de origen.

Cea homenajea a su pan y reparte unas 3.000 piezas
Comentarios