Viernes. 21.09.2018 |
El tiempo
Viernes. 21.09.2018
El tiempo

Carmela Silva: "Nos costó cambiar al principio una administración que era clientelar y caciquil"

Carmela Silva
Carmela Silva
La presidenta de la Diputación de Pontevedra asegura que detectaron "graves irregularidades" en la gestión del gobierno anterior

La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, celebra que tras un año de gobierno bipartito la institución provincial ha dejado de ser una administración "clientelar y caciquil", algo que reconoce "ha costado mucho trabajo" por las "graves irregularidades" detectadas en la gestión del gobierno anterior.

En una entrevista con Efe, Silva hace balance de su primer año de gobierno en la diputación pontevedresa y asegura que se encontró con una administración "arcaica", en donde los procedimientos "no estaban estandarizados, tenían graves irregularidades y no se correspondían con los parámetros de transparencia y el buen hacer". "Yo siento mucho que al PP le duela tanto que diga las cosas como son, pero la Diputación de Pontevedra tenía un modelo político basado en el clientelismo y el caciquismo", señala la presidenta provincial, que asegura que el bipartito ha protagonizado un "cambio total y absoluto en la forma de entender la diputación".

Silva explica que su gobierno ha acabado con la libre disposición de millones de euros que el anterior presidente, Rafael Louzán, "repartía a su antojo, sin ningún tipo de criterio más que ayudar a los suyos", centrándose en políticas "pensadas para las personas" y destinando más recursos a servicios sociales y a áreas como igualdad, medio ambiente, juventud o deportes. "Lo más importante", reconoce, es la aprobación del Plan Concellos mediante el que se destinan a los ayuntamientos de la provincia 48 millones de euros "con criterios objetivos y claros" y que los propios municipios distribuyen "atendiendo a sus necesidades".

Pontevedra, afirma, "tiene futuro" y una gran capacidad para "favorecer el crecimiento económico y la creación de empleo", por lo que el "cambio radical" en la diputación ha supuesto también "poner en valor la vanguardia y la modernidad" junto con los recursos naturales, la gastronomía o el patrimonio, potenciando la relación con el norte de Portugal. "Hemos abierto puertas y ventanas para que entrara aire fresco porque estaba muy viciado. Estoy muy sorprendida de todo lo que hemos podido hacer en solo un año para cambiar 35 años de gobierno del PP ", resume una Carmela Silva que, aunque se muestra "altamente satisfecha" de lo logrado, reconoce que "quedan muchas cosas por hacer y todo es mejorable".

Frente a las tensiones que el pacto entre PSdeG-PSOE y BNG ha sufrido en Lugo, en Pontevedra el bipartito funciona "extraordinariamente bien", según Silva, debido a que más allá del acuerdo marco firmado entre ambos partidos a nivel autonómico "elaboramos un proyecto propio para Pontevedra que definía con toda claridad los objetivos para cuatro años". "Eso ha sido fundamental porque hay una base sobre las que se toman las decisiones y ayuda a que el gobierno funcione a las mil maravillas", añade la presidenta provincial, algo que asegura "molesta al PP" porque al no haber tensiones entre socialistas y nacionalistas "han tenido que guardar las escopetas porque no había donde pegar tiros".

Precisamente hacia los populares son las mayores críticas de Carmela Silva en su primer año de gobierno porque, afirma, "no tienen alternativa, no plantean proyectos para Pontevedra, no son capaces de cuestionar lo que hacemos con argumentos serios y rigurosos y se dedican a descalificarnos, muchas veces llegando al insulto".

Los diputados del PP, que según la presidenta provincial "tienen muy poco nivel político", están centrados, destaca, en convertir la política "en un campo de batalla al que vienes a pelearte con el contrario y en donde el adversario político es un enemigo y lo tratas como tal", una visión que Silva valora como una "guerra abierta" que hace "imposible" entenderse con ellos.

Durante la entrevista, Carmela Silva asegura también que está "encantada" con la aprobación de la nueva ley que regulará el área metropolitana de Vigo frente a la anterior que "se había probado para atacar a la ciudad más importante de Galicia" y que no se pudo poner en marcha, dice, porque "se había hecho de espaldas y contra Vigo". "Desde Vigo tuvimos que dar una dura batalla para que se aprobara en los nuevos términos, es un éxito de todos", afirma sobre una ley que "permitirá que se sumen sinergias para mejorar la prestación de servicios a la ciudadanía y desarrollar un ámbito de mayor progreso" que propicie la actividad económica y la creación de empleo.

A partir de ahora, dice, será en la constitución del área donde se tomará la decisión de cómo participa cada administración y aunque lamenta que la Xunta decidiese "unilateralmente" la redacción de artículos que afectan directamente a la Diputación de Pontevedra en el reparto de competencias " estaremos ahí y esta presidenta la primera".

De cara a las elecciones autonómicas de otoño, Carmela Silva asegura a Efe que el PSdeG-PSOE llegará "unido" a esta cita con las urnas tras las tensiones vividas desde la convocatoria de primarias, presentando un proyecto "sólido y potente" que convertirá a los socialistas en la "única alternativa a la derecha del PP". "Espero que seamos capaces de expulsar a Feijóo y al PP de la administración autonómica y que los ciudadanos, el día que haya que decidir, piensen en la Galicia del presente y del futuro y echen fuera a la Galicia de pasado que representa el Partido Popular", añade la presidenta de la Diputación de Pontevedra.

Galicia necesita, afirma, un gobierno que apueste por los sectores productivos, que elabore un plan industrial para Galicia, que promueva las universidades desde la investigación y la innovación, que defienda la educación, la sanidad pública y las políticas sociales o que diseñe un proyecto de desarrollo comunitario con el que optar a nuevos fondos europeos. Antes de estas elecciones gallegas, en todo caso, se debe resolver la situación política en Madrid en donde, según Carmela Silva, Rajoy "está obligado sí o sí a presentarse a la investidura e intentar sumar apoyos para formar gobierno" porque como primera fuerza del país, insiste, "la responsabilidad es suya, no del segundo o del tercero".

Rajoy, opina, "debe ponerse a trabajar en serio" porque el país "sigue paralizado pero el responsable es él", ya que los plazos de la democracia "hay que cumplirlos" y no puede ocurrir lo mismo que sucedió tras las elecciones del pasado 20 de diciembre en donde "demostró su irresponsabilidad" al no presentarse a la investidura. Eso sí, sobre la posibilidad de que Pedro Sánchez intente su investidura si fracasa Rajoy, Carmela Silva no se moja porque "yo no voy a entrar en el discurso que interesa al PP, no le voy a poner nada fácil a Rajoy discursos alternativos a lo que es la realidad".

Carmela Silva: "Nos costó cambiar al principio una administración...
Comentarios