Otro barco con cocaína en la ruta africana

Los Greco Galicia y el Servicio de Vigilancia Aduanera incautan 2,4 toneladas tras abordar un velero cerca de Canarias ► La maniobra fue muy arriesgada por el estado de la mar ► Tres colombianos y un francés ingresan en prisión
Los 80 fardos de cocaína intervenidos en el velero Mambo. POLICÍA NACIONAL
photo_camera Los 80 fardos de cocaína intervenidos en el velero Mambo. POLICÍA NACIONAL

Una investigación de la Sección Greco Galicia de la Brigada Central de Estupefacientes desarrollada de manera conjunta con la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera ha desembocado en una nueva operación antidroga que evita un gran narcotransporte entre Sudamérica y Europa. La operación Hortiña, efectuada a lo largo de varios meses en distintos puntos de España, se saldó con el abordaje de un velero, de nombre Mambo, que se dirigía hacia costas españolas con 2,4 toneladas de cocaína en sus bodegas, y la detención de sus cuatro tripulantes.

La investigación se inició en mayo, cuando los efectivos de la Policía Nacional con base en la Comisaría de Pontevedra y sus compañeros del Servicio de Vigilancia Aduanera comenzaron a seguir la pista de una embarcación con enlaces en Galicia, en la Costa del Sol (puntos clave para el tráfico de cocaína a gran escala en la Península Ibérica) y en las cada vez más activas Islas Canarias. Así, tras detectar el Mambo en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria, los agentes supieron que partía del puerto de Arrecife (Lanzarote) en dirección a América de Sur a finales de verano.

En ese momento, los funcionarios activaron los canales de cooperación internacional, que señalaron que el velero investigado permaneció un tiempo en aguas próximas a Trinidad, en el área del Caribe, momento en el que, según se piensa, cargó los 80 grandes fardos de cocaína que serían incautados. Ello hizo que el Fulmar, buque de gran capacidad de la Agencia Tributaria, partiese hacia altamar a finales de octubre, en una singladura en la que también iban representantes de la unidad policial de Pontevedra.

La fase final del trabajo se desarrolló en diciembre, con el abordaje del velero Mambo y la detención de sus cuatro tripulantes, a saber, tres ciudadanos colombianos y un francés. El Greco Galicia asegura que este último sería el notario de la organización dueña de la droga, cuyo puerto de entrada en Europa no llegó a conocerse. Los investigadores apostaron por evitar cualquier riesgo de transbordo de las sustancias estupefacientes.

El abordaje se desarrolló en unas condiciones muy difíciles por el estado de la mar, con importantes vientos y oleaje, lo que complicó la tarea. Las redes criminales dedicadas al tráfico de cocaína apuestan en muchas ocasiones por hacer avanzar sus negocios ilícitos en los duros meses del invierno, entre borrascas atlánticas, con el único objetivo de pasar inadvertidos a ojos de las autoridades, algo que en ocasiones consiguen, aunque no en este caso.

Los cuatro individuos detenidos, que ya están en prisión, no opusieron resistencia alguna ante la presencia de la embarcación ligera de Vigilancia Aduanera que partió del Fulmar para el asalto de un velero cuyo interior estaba repleto de fardos. De hecho, para caminar por el mismo era preciso pisar paquetes de cocaína en todo momento.

Balance: 15 toneladas en poco más de un mes en la región

Intervención policial sobre el velero Mambo

La operación Hortiña, que culminó en el mes de diciembre en aguas próximas a las Islas Canarias y que no se conoció hasta este martes por motivos propios de las investigaciones, eleva a 15 toneladas de cocaína el saldo provisional de droga intervenida entre el mes de diciembre y lo que llevamos de enero en la ruta atlántica africana.

Esta región, una amplia franja cuyo control se hace más difícil cuanto más al Sur (de ahí que muchas redes criminales apuesten por introducir los alijos por el Golfo de Guinea) se ha convertido en el escenario preferido para la introducción de la cocaína que tiene como destino el Viejo Continente, muchas veces de forma indirecta.

El modus operandi ofrece dos alternativas. La primera, un acercamiento a las costas del Oeste de África y posterior transbordo a otras embarcaciones, en muchos casos relacionadas con los narcos gallegos, para su envío hacia Europa. La segunda, más habitual, el alijo en suelo africano, donde se almacenan toneladas de droga para, poco a poco, ir trasladándola hacia el Norte por distintas vías.


Vigilancia. Rastreo del velero

Velero Mambo

La Policía Nacional y Vigilancia Aduanera siguieron muy de cerca los pasos del velero desde que se iba aproximando a la zona de influencia de España.


En puerto. Islas Canarias

Velero Mambo (2)

Las Islas Canarias se han convertido en una referencia para las operaciones de tráfico de cocaína transoceánico dada su proximidad a la ruta africana que utilizan los criminales.


Detenidos. Colombianos y francés

Detenidos velero Mambo

El velero Mambo estaba tripulado por cuatro personas, de las cuales tres son de nacionalidad colombiana y el cuarto, presunto garante del alijo, con pasaporte francés..