Arrestado un joven tras cinco horas al volante de un autobús sin tener carné

Se lo llevó de madrugada de la estación de Ferrol e hizo un viaje de ida y vuelta a Ortigueira
Un autobús. BEATRIZ CÍSCAR
photo_camera Un autobús. BEATRIZ CÍSCAR

Una maratoniana noche al volante le costó este miércoles a un conductor de bus un viaje a los calabozos de la Policía en Ferrol. ¿La razón? Ni el vehículo era suyo ni él siquiera tenía carné, algo de lo que pudo percatarse al menos otro usuario de la carretera, contra cuyo coche llegó a chocar sin que ello, no obstante, perturbase su marcha.

Hacia las ocho de la mañana de este miércoles le dieron el alto los agentes a este joven de 19 años y natural de Neda. Por aquel entonces, ya acumulaba cinco horas dando vueltas con el autobús. La Policía Local lo supo analizando el GPS del vehículo, a partir de lo cual desmontaron también la versión de los hechos que ofreció el chico, quien se excusó asegurando que había cogido el bus cuando se encontraba aparcado en la estación de Ferrol "con la única intención de estacionarlo correctamente". Sin embargo, el dispositivo delató que había llegado conduciendo hasta Ortigueira para regresar luego a la cabecera de comarca, donde fue finalmente localizado. Más de un centenar de kilómetros, entre ida y vuelta, utilizando la vía más corta.

Por este motivo, desde la Policía Local de Ferrol se trabaja para esclarecer si durante su periplo se produjeron daños en otros vehículos o elementos de la vía pública, tanto o más después de que precisamente había sido un accidente leve de tráfico lo que les había puesto sobre la pista del suceso, ya que, mientras realizaban labores de vigilancia, una patrulla recibió aviso de la sala del 092 para desplazarse hasta la Rúa Atocha, donde se había producido una colisión.

La Policía Local se puso tras la pista del joven después de que este chocara contra un coche en una calle de Ferrol y siguiera su marcha

Llegados al punto, interrogaron al propietario de un turismo implicado, que manifestó que un autobús había chocado con su coche poco antes y había abandonado la zona sin detenerse. Los datos que proporcionó acerca de este fueron decisivos para que los policías lograran dar con el bus circulando a unas calles de allí.

Confesión espontánea

Al entrevistarse con la persona que estaba al volante del bus, este les contó de manera espontánea que lo había cogido sobre las 3.00 horas de la madrugada, sin forzarlo. Entonces, los agentes comprobaron que el vehículo había sido sustraído, tal y como afirmaba, y que pertenece a una de las empresas que prestan su servicio desde la estación de autobuses ferrolana.

Aparte del robo, se añade que el arrestado carece de permiso de conducir, por lo que se le imputa también un presunto delito contra la seguridad vial.