viernes. 07.08.2020 |
El tiempo
viernes. 07.08.2020
El tiempo

Amplían la búsqueda de los desaparecidos en Portosín a casi toda la ría de Noia

Un buque de Salvamento rastrea la ría frente a Portosín. LAVANDEIRA JR (EFE)
Un buque de Salvamento rastrea la ría frente a Portosín. LAVANDEIRA JR (EFE)
Un nutrido dispositivo intenta día y noche dar con los cuerpos, ya desvanecida la esperanza de encontrarlos con vida

La búsqueda de los dos jóvenes noieses de 17 y 18 años desaparecidos en la tarde del lunes tras volcar el kayak en el que surcaban las aguas de Portosín junto a otra chica que fue rescatada unas horas después del suceso sigue sin dar sus frutos. Siendo ya nulas las opciones de hallarlos con vida, el rastreo de los cadáveres se amplió este miércoles hasta cubrir la práctica totalidad de la ría de Muros y Noia, llegando hasta el Castro de Baroña, de un extremo, y del otro hasta el Monte Louro. 

Con todo, fue el perímetro entre punta Cabeiro y playa de Sieira —donde fue hallada la canoa en la que viajaban los jóvenes— el que centró los esfuerzos de un amplísimo operativo de emergencias que buscó a los dos desaparecidos por tierra —con efectivos de Protección Civil de Noia y Porto do Son en la línea de costa—, mar —con buzos de Salvamento y las embarcaciones Salvamar Régulus y Río Xallas de la Guardia Civil— y aire —con el helicóptero Helimer 211—. 

Se trata de un operativo de búsqueda sin precedentes, especialmente porque no se ha interrumpido en ningún momento desde última hora del lunes, desarrollándose también en horas nocturnas. Y aunque de momento haya resultado infructuoso, los efectivos participantes confían en dar con los cuerpos. "Somos conscientes de que a estas alturas un cadáver no debería haber recorrido tanta distancia, pero queremos garantizar a esas familias que se está haciendo todo lo posible por localizar a sus seres queridos", explicó a la TVG Jorge Rodríguez, capitán de la Guarda Civil de Noia. 

Con su apreciación coincide Emilio Queiruga, patrón mayor de la Cofradía de Porto do Son. "Eu non creo que se desprazasen moito, porque o día do accidente era de moitísimo vento, pero o mar estaba en calma", observó. Además, reconoció que encontrar los cuerpos es una tarea difícil. "É complexo, fixemos varias buscas, e aínda sabendo o sitio exacto por onde pasaron, no fondo do mar é moi complexo. O punto de referencia que temos é a rapaza que subiu polo acantilado. Pero puideron nadar, puido levalos a corrente... ", expresa. 

Amplían la búsqueda de los desaparecidos en Portosín a casi toda la...