viernes. 27.11.2020 |
El tiempo
viernes. 27.11.2020
El tiempo

El supuesto parricida de Oza mostró siempre frialdad y actitud "seria"

Manuel Mirás, acusado de matar a su hijo golpeándolo con una pala metálica en el bosque de Oza-Cesuras. MONCHO FUENTES
Manuel Mirás, acusado de matar a su hijo golpeándolo con una pala metálica en el bosque de Oza-Cesuras. MONCHO FUENTES

Agentes vinculados al caso han destacado su actitud "impasible" en la tercera sesión del juicio

El hombre acusado de dar muerte en el municipio de Oza-Cesuras a su hijo de 11 años valiéndose para ello de una pala metálica, mostró frialdad y una actitud "seria" según han relatado agentes vinculados al caso en la tercera sesión de la vista oral que se celebra en A Coruña con un jurado popular.

El cuerpo del menor, que se encontraba semidesnudo y tendido junto a un árbol, fue localizado en una zona de difícil acceso, boscosa, a la que llegaron por indicaciones del único detenido, que dejó de mostrar una actitud colaboradora en ese sentido cuando se descubrió el primer rastro de sangre, por lo que fue necesario seguir la orientación de su mirada para el hallazgo definitivo.

Es lo que ha trascendido en esta jornada, en la cual los policías recordaron los golpes y los daños por el arrastre que presentaba el cuerpo de la víctima.

"Impasible" fue el calificativo más empleado para describir la actitud de su padre y presumible responsable del trágico final, un varón que quería recuperar la relación sentimental con la madre del pequeño, a lo que ella se oponía.

El Ministerio Público solicita la prisión permanente revisable para este hombre al entender que la única finalidad del presunto parricida era la de causar daño a su ex mujer.

Según la Fiscalía, ideó un plan y lo ejecutó fríamente, sin importarle la vida de su hijo y haciendo lo posible para que el niño no pudiese ser socorrido.

De la misma opinión son la acusación popular, que ejerce la asociación Clara Campoamor, la particular y la letrada de la Xunta.

La defensa basa su estrategia en pedir la absolución, por problemas mentales, o el internamiento en un centro psiquiátrico.
 

El supuesto parricida de Oza mostró siempre frialdad y actitud "seria"
Comentarios