Realojadas todas las personas afectadas por el incendio en medio de una ola de solidaridad

Los vecinos han habilitado un local comercial de la zona como punto de encuentro para los damnificados
Vista del incendio declarado sobre las cinco y media de esta tarde en un quinto piso de un edificio de viviendas de Valencia. EFE
photo_camera Vista del incendio declarado sobre las cinco y media de esta tarde en un quinto piso de un edificio de viviendas de Valencia. EFE

Todas las personas afectadas por el incendio declarado la tarde de este jueves 22 en el barrio de Campanar, en Valencia, que han solicitado alojamiento ya están reubicadas en hoteles de la ciudad, según el Ayuntamiento, mientras se suceden las muestras de solidaridad por parte de los vecinos de la zona.

El fuego se ha originado sobre las 17.30 horas en el quinto piso de un edificio de catorce alturas situado en el cruce de las calles General Avilés con Maestro Rodrigo, y se ha propagado con rapidez a todo el inmueble y también a otro edificio anexo.

El edificio afectado cuenta con 138 inmuebles, entre viviendas, comercios y oficinas.
El Ayuntamiento ha ofrecido alojamiento a los vecinos afectados, y aunque la mayoría ha optado por quedarse en casas de familiares y amigos, aquellos que lo han necesitado ya han sido trasladados a hoteles.

Los vecinos han habilitado un local comercial de la zona como punto de encuentro para los afectados, donde están repartiendo mantas, ropa y alimentos, y se está elaborando un listado de las personas que viven en el inmueble incendiado para ver si están todos.

Amalia Correcher, trabajadora de este local que ofrece clases de repaso, refuerzo de la autoestima o inteligencia emocional y también cuenta con gimnasio, es una de las personas que está coordinado la recepción de toda esta ayuda material.

Ha explicado que han sido testigos directos del incendio y de cómo la gente lo ha perdido todo, por lo que han hecho un llamamiento a través de sus grupos de Whatsapp para pedir colaboración, y la respuesta ha sido masiva.

"El barrio ha hecho una demostración de valentía y solidaridad espectacular", asegura Correcher, quien señala que la gente ha donado ropa, mantas o zapatillas, y ha llevado alimentos e incluso medicamentos.

El local registra durante toda la tarde un goteo constante de personas del barrio que se han volcado con sus vecinos y están llevando prendas de ropa, agua o alimentos con los que ayudar a quienes ha perdido sus viviendas. 

Una de las vecinas, residente desde 2011 en la planta 14 del edificio incendiado, ha mostrado su malestar por los problemas de cortocircuitos que sufría en su vivienda de forma recurrente, y ha asegurado que la casa "no estaba bien acabada".

Comentarios