Puigdemont y Junqueras denunciarán al Estado español por espionaje con Pegasus

También anuncian querellas contra la empresa israelí NSO, que desarrolló el programa, y su subsidiaria luxemburguesa, así como señalan que pedirán que se investigue al CNI y a las entidades españolas vinculadas
Oriol Junqueras y Carles Puigdemont, este martes en conferencia de prensa en el Parlamento Europeo. OLIVIER HOSLET
photo_camera Oriol Junqueras y Carles Puigdemont, este martes en conferencia de prensa en el Parlamento Europeo. OLIVIER HOSLET

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont anunció este martes, junto al líder de ERC Oriol Junqueras, que llevará ante la justicia al Estado español por los casos de espionaje de más de 60 dirigentes independentistas con el sistema de ciberespionaje Pegasus

El caso fue desvelado este lunes por The New Yorker, que asegura que es un sistema que solo pueden comprar gobiernos

"A nivel legal denunciaremos a varios niveles y en varios países europeos el espionaje masivo contra la sociedad civil, miembros del Gobierno, representantes políticos, abogados, periodistas, activistas y sus seres queridos", dijo Puigdemont en una rueda de prensa en el Parlamento Europeo en Bruselas.

La denuncia será ante un tribunal de Barcelona y también ante las autoridades judiciales de Bélgica, Suiza, Alemania, Francia y Luxemburgo, si bien no se aportaron detalles exactos sobre a qué entidad estará dirigida la querella que previsiblemente se presentará a partir de la próxima semana. 

Puigdemont anunció asimismo querellas contra la empresa israelí NSO, que desarrolló el programa, y su subsidiaria luxemburguesa, y señaló también que pedirán que se investigue al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y a "todas las entidades españolas" vinculadas a este caso. 

Junqueras, por su parte, anunció que llevarán el caso al Parlamento Europeo y pedirán un debate urgente sobre el tema en el siguiente pleno de la institución, que se celebrará a principios de mayo en Estrasburgo (Francia), y se ofreció a aportar la información necesaria a la comisión de investigación sobre Pegasus creada en la Eurocámara antes de que este caso saliera a la luz. 

"Este uso ilegal y sin control (del spyware) ha de combatirse porque pone en peligro los derechos fundamentales de toda la ciudadanía. Es necesaria una protección más estricta a nivel internacional contra este uso abusivo de la tecnología", señaló Junqueras. 

Junto a Puigdemont y Junqueras comparecieron al investigador de CitizenLab John-Scott Railton, que ha llevado a cabo la investigación, y el exrelator especial de la ONU sobre liberad de expresión David Kaye, así como los líderes de las entidades civiles ANC y Ómnium Cultural y un diputado de la CUP

¿Cómo funcionaba este software?

Railton explicó cómo se ha llevado a cabo, a lo largo de algo más de dos años, la investigación que ha desvelado cómo más de 60 líderes independentistas fueron objetivo de este software que toma el control del dispositivo infectado, en muchas ocasiones sin que la víctima tenga conocimiento de ello. 

Esta herramienta de ciberespionaje infecta dispositivos móviles y es capaz de usarlos como micrófonos, de grabar vídeos, leer mensajes o modificar archivos almacenados. 

El investigador señaló cómo, en ocasiones, el spyware entraba en el dispositivo a través de mensajes de texto que aparentemente procedían de aerolíneas –tras comprar un vuelo– o de Hacienda o la Seguridad Social españolas, con "mensajes muy convincentes" y que en ocasiones contenían datos específicos de la víctima. 

Railton apuntó a que, pese a que la investigación no ha podido determinar con seguridad quién está detrás de este espionaje, hay detalles que "apuntan a varias entidades dentro del Estado español". 

Son, por ejemplo, el hecho de que las víctimas eran "de interés obvio" para España y que las fechas en las que se infectaron los dispositivos encajan con fechas clave en el "procés" independentista catalán, cuando las autoridades catalanas impulsaban un referéndum de secesión en 2017 declarado ilegal por el Tribunal Constitucional español. 

Kaye, por su parte, instó a una moratoria del uso de este tipo de programas y a que la comunidad internacional aborde "cuestiones serias", como si el spyware puede usarse en línea con la legislación internacional de derechos humanos, si existen reglas apropiadas sobre su uso, si las víctimas reciben compensación y si los Estados controlan su uso. 

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, comparece este martes en el Palau de la Generalitat. KIKE RINCÓN (EFE)
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, comparece este martes en el Palau de la Generalitat. KIKE RINCÓN (EFE)

Pere Aragonès dice que la relación política con el Gobierno queda "afectada" por el presunto espionaje 

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha advertido este martes de que la relación política del Govern con el Gobierno central queda "afectada" por el presunto espionaje a líderes independentistas y ha exigido al Ejecutivo de Pedro Sánchez aclarar las responsabilidades de este caso para restablecer la confianza entre ambos gobiernos. 

"No se puede recuperar la normalidad de las relaciones políticas", ha afirmado en una comparecencia en el Palau de la Generalitat junto al resto del Govern, después de una reunión extraordinaria para coordinar la respuesta del Ejecutivo ante el presunto espionaje a través del programa Pegasus. 

Aragonès ha pedido al Gobierno iniciar "con la máxima celeridad una investigación interna con supervisión independiente para aclarar" las responsabilidades de este supuesto espionaje y ha afirmado que, hasta que esto no suceda, la relación política con el Gobierno quedará afectada en asuntos como la mesa de diálogo y la Comisión Bilateral

Un programa de ciberespionaje adquirido preferentemente por Estados
Pegasus es un programa israelí de ciberespionaje adquirido preferentemente por Estados, que se instala en dispositivos móviles y es capaz de controlar toda la información contenida en el aparato espiado.

Desde el Gobierno se han desmarcado de las acusaciones sobre el presunto espionaje. El Ejecutivo "no tiene nada que ver" ni "nada que ocultar", ha destacado este martes la portavoz Isabel Rodríguez, antes de mostrar la disposición del Gobierno a colaborar con la Justicia pero sin aclarar si el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) ha podido usar el programa Pegasus.

Un sistema del que no disponen las fuerzas de seguridad, según dejan claro a Efe fuentes del Ministerio del Interior, que recuerdan que ni su departamento, ni la Policía Nacional, ni la Guardia Civil han tenido nunca relación alguna con la empresa NSO, que es la que ha desarrollado el programa, y, por tanto, "nunca han contratado ninguno de sus servicios". 

Desde Interior enfatizan que todas las intervenciones de comunicaciones se hacen bajo orden judicial y con pleno respeto a la legalidad desde Interior.

60 agencias militares y de inteligencia de 40 países
Expertos del sector calculan que al menos 60 agencias militares, de inteligencia o de seguridad en 40 países de todo el mundo, son las que contaban con esta tecnología, muchos de ellos de Oriente Medio y del Golfo Pérsico. Por estar considerado como armamento, para su exportación tiene que contar con el visto bueno del Ministerio de Defensa de Israel.

La primera alerta sobre la existencia de Pegasus fue emitida el 24 de agosto de 2016 por el Citizen Lab de la Universidad de Toronto y la empresa Lookout Security que, en su informe The Million Dollar Dissident, desvelaron las vulnerabilidades encontradas en el sistema iOS, de Apple. 

A finales de 2016 fue Google quien detectó los primeros dispositivos con su sistema operativo Android infectados con el bautizado como Chrysaor, hermano de Pegasus y creado también por la empresa israelí NSO.

La mayor difusión de datos sobre el espionaje con Pegasus se conoció en julio de 2021, cuando el consorcio francés Forbidden Stories, en colaboración con 17 periódicos del mundo, informó que, al menos 600 teléfonos adscritos a jefaturas de Estado y de Gobierno del mundo habían sido infectados.

El primer país del que se tuvo pleno conocimiento que había adquirido Pegasus fue México, según desveló el periódico The New York Times en 2017. Además, este sistema fue empleado en España en 2019 para espiar al entonces presidente del Parlament de Cataluña, Roger Torrent, según informaron en julio del año siguiente los periódicos El País y The Guardian.